“La inversión en el campo ha sido lo más negativo para el presupuesto del 2020”, Afirmó el congresista cesarense.

“El campo se está quedando corto en el presupuesto del 2020”, Afirmó el congresista cesarense.

Por Luis Fernando García Forero.-El Presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Representantes, Eloy Chichí Quintero Romero es un congresista de la Provincia que representa al departamento del Cesar como militante de Cambio Radical.

Un representante a la Cámara que ha puesto todo su esfuerzo en lograr sacar adelante el Presupuesto General de la Nación para la vigencia del 2020, presidiendo las sesiones que llevaron a las comisiones económicas a aprobar en primer debate dicha iniciativa, que en su concepto, alivia los problemas presupuestales de la nación para salir adelante en el camino del posconflicto, pero no del todo, pues asegura que la pobreza y la falta de más inversión en el campo, son pilares negativos para alcanzar la verdadera reconciliación en Colombia.

Ecos logró contactarlo y accedió a una entrevista, precisamente sobre el Presupuesto General de la Nación.    

Ecos: ¿Cómo va el trámite en el Congreso del Presupuesto General de la Nación para la vigencia del 2020?

ECH: Ya las Comisiones Económicas de Senado y Cámara aprobaron en primer debate la iniciativa incluyendo el monto que asciende a $271.9 billones. Estamos atentos para darle la última discusión y votación en las plenarias de las dos corporaciones, donde quedaron 55 artículos nuevos que están para análisis.

Ecos: ¿Con lo aprobado en primer debate sigue el sector de la educación con la mayor asignación, por cuánto fue?

ECH: Sí, fue la educación con un monto de $43,1 billones, esperamos que eso se mantenga en la discusión y aprobación en la plenarias.

Ecos: Si hacemos memoria, todo indica que incidieron las marchas y protestas de los estudiantes y maestros, pidiendo más presupuesto para ese sector, ¿Lo cree así?  

ECH: Eso tuvo incidencia y es una necesidad sentida no solo por el sector educativo sino por toda la nación, es indudable que la educación es el pilar para el desarrollo de un país.

Ecos: ¿En el sector defensa bajó?

ECH: Quedó en segundo lugar. Los Acuerdos de La Habana han traído resultados porque la salida de las montañas de las FARC trajo tranquilidad en muchas regiones, hay una paz relativa. La paz se firmó y se acabó con un conflicto, pero la paz no termina todavía, son diez años de inversión en el sector rural que es importante para que la verdadera reconciliación en Colombia sea una realidad.

Ecos: ¿Al menos no hay enfrentamientos donde llegaban soldados moribundos a los hospitales?

ECH: Hoy los hospitales de guerra no existen en el país. Un ejemplo, El Militar, que es importantísimo, tiene un desarrollo normal y no están las camas con soldados, sub oficiales y oficiales heridos por causa del conflicto. Esto demuestra los efectos positivos de La Habana.

Ecos: ¿Hay quienes señalan que se le debió dar prioridad al tema de la defensa nacional, qué piensa?

ECH: Soy enemigo de la guerra. No creo que con las armas se vayan a solucionar los problemas del país. Al contrario, un país tan pobre, tan subdesarrollado como el nuestro, requiere de mayor inversión para crecer, para desarrollarse.

Ecos: ¿Es preocupante el tema de la soberanía por lo que ocurre en Venezuela?

ECH: Nos preocupa, como es normal, los problemas que tenemos con Venezuela, desde hace diez años han tratado de crear un ambiente hostil que no es conveniente. Es cierto que han existido tensiones políticas con el hermano país, pero nunca hemos pensado en una confrontación militar, soy de la frontera y no creo que Colombia y Venezuela se enfrenten militarmente.

Ecos: ¿Desde su óptica, cree que el tema social está corto en el Presupuesto General de la Nación?

ECH: En el tema social hay una gran inversión. El Gobierno en el presupuesto invierte en el tema social casi $70 billones. Cifra muy importante en familias en acción, alimentación escolar, adulto mayor, hay muchos subsidios. Lo más grave es que muchos de estos subsidios no llegan a quienes lo necesitan.

Ecos: ¿Se debe hacer una revisión de fondo a ver quiénes son los colados en el SISBEN?

ECH: Se han hecho revisiones y por su puesto han dado unos buenos resultados, pero se debe ahondar en ese asunto para que verdaderamente el SISBEN le sirva a las gentes más vulnerables, más pobres del país.

Ecos: ¿Y el Presupuesto en trámite con relación al campo?

ECH: El campo se está quedando corto en el presupuesto del 2020. Cada vez dentro del presupuesto la inversión se cae. Ejemplo, en el 2020 cayó en más del 10 % a nivel nacional y en el regionalizado. Por supuesto departamentos con vocación agrícola como Córdoba, César, Bolívar Magdalena, entre otros, se les redujo casi un 20, 30 %. Eso va a afectar la economía regional, cuando vemos que se incrementan las importaciones, eso afecta la economía.

Ecos: ¿Sigue empobrecido el sector agropecuario, el campesino colombiano?

ECH: Más que empobrecido, en crisis. No hay nada que hacer, todo lo estamos recibiendo importado. Uno se aterra que en la zona de Perijá en el Cesar, donde se cultivaba mucho plátano y banano, hoy nos lo están trayendo de Ecuador y de otros países. Eso demuestra que el Gobierno no ha invertido en el sector, se adelantó en el proceso de internacionalizar la economía con los Tratados de Libre Comercio.

Ecos: ¿No han servido los TLC respecto al campo?

ECH: Han sido extemporáneos, en ningún momento nosotros estábamos preparados para competir a nivel internacional con los productos agropecuarios.

Ecos: ¿Cree que si no se ajusta el tema del campo en el Presupuesto General de la Nación, no vamos a alcanzar la paz regional?

ECH: No. Vamos a seguir empobrecidos y la pobreza lo que trae es violencia y eso lo vemos, por ejemplo, en los departamentos de la costa, donde se ve una pobreza total, desempleo increíble e inmanejable, por falta de inversión. Hoy la gente, no solamente por los problemas del conflicto, si no por los económicos, se fueron del sector rural, están concentrados en las grandes ciudades, entonces,  se dificulta a los productores conseguir la mano  de obra, y lo peor, esto lo conoce el Gobierno, pero no hay solución.

Ecos: ¿En el presupuesto General de la Nación para el año entrante, tal como va en su trámite, el tema de la paz está al margen?

ECH: Sí preocupa, pero sin embargo es sabido que en el Gobierno hay recursos para implementar los Acuerdos que asciende a $9.8 billones. En la reforma rural integral hay $7.3 billones, para el problema de la droga y el que tiene que ver con el posconflicto asciende a $1.34 billones. Para víctimas hay $650.000 millones y para el fin del conflicto hay $371.900 millones. Son cifras muy importantes que se van a manejar. Esperemos a ver qué pasa.

Ecos: ¿Cree que son suficientes?

ECH: No creo, pero se avanza. La polarización ha traído mucha incertidumbre, y esto, apoyado por los medios de comunicación, que lo digo con todo respeto, le han hecho mucho daño al país.

Ecos: ¿No creen en el proceso de paz?

ECH: Hoy la opinión pública no cree que el proceso de paz salga adelante. Sin embargo,  tenemos que hacer un gran esfuerzo porque si no, va a hacer peor. Si sumamos la migración de venezolanos, el tema del petróleo porque no se define la exploración a través del Fraking, no vamos a tener alternativas. También hay que sumarle los problemas externos: la lucha comercial entre Estados Unidos, China y las potencias del mundo. Entonces no hay duda que se puede venir un caos.

Ecos: ¿Estamos preparados?

ECH: Tenemos que estarlo. Hoy se respira un ambiente de crisis, una incertidumbre que existe en todos los sectores del país, sin embargo uno ve cómo las cifras indican que el crecimiento en el primer semestre fue de un 3 %, algo que no se esperaba y hoy, con base  al presupuesto del 2020, se prevé un crecimiento del 4% en el segundo semestre. Sí esto se mantiene por supuesto nos da mucha tranquilidad.

Ecos: ¿Le sumamos el tema de los precios del petróleo?

ECH: Así es, son temas que preocupan indudablemente. Pero bueno, hemos resistido, este es un país que ha sobrevivido muchas cosas, lo que debemos hacer es recuperar la credibilidad y de una vez por todas acabar con la polarización  que tiene el país.

Ecos: ¿Ese mensaje se lo mandaría al Presidente de la República?

ECH: A los expresidentes, al Presidente, a la clase dirigente de este país. El Presidente Duque tiene las mejores intenciones, tiene la juventud y ganas de trabajar, pero la polarización lo va a llevar a frenar el impulso de la paz, que es lo que requiere Colombia.

Ecos: ¿No cree que el narcotráfico es la sombra de los grandes males del país?

ECH: El narcotráfico por su puesto es una de las causas de los problemas porque el dinero fácil ha corrompido a la sociedad, entonces la clase dirigente está señalada de corrupta, eso, hay que decirlo claramente. A diario no paran los escándalos de corrupción, y lo peor, están metidos los grandes dirigentes más importantes del país, o sus movimientos políticos. Colombia no puede seguir así.

Ecos: ¿Cree que por más recursos que se consigan para los diferentes sectores de la nación, la polarización que vivimos no va a permitir que salgamos adelante?

ECH: Seguimos polarizados, vamos al desastre y se le están abriendo unos espacios a los sectores de izquierda. En las elecciones pasadas creció Fajardo y Petro, Claudia López puntea en las encuestas para la alcaldía de Bogotá. Eso demuestra la inconformidad. En el Congreso es donde uno mide la temperatura, se da uno cuenta que si no superamos la polarización, esos espacios lo van a ocupar los sectores de izquierda porque están diciendo verdades, dando en la llaga, cuando hay una clase política cada vez más desprestigiada. Eso hace mucho daño al futuro del país.

Ecos: ¿Cree que el resultado de las elecciones del 27 de octubre permitirá un acercamiento a la despolarización de Colombia?

ECH: No, todo lo contrario, la clase tradicional va a barrer en todos los departamentos con la misma clase política, los mismos apellidos de hace 100 años y que está incrustada con sus jefes tradicionales. No se ve ningún cambio.

Ecos: ¿No se ha oxigenado la democracia representativa ni participativa?

ECH: Hay que reconocer la presencia en el Congreso de sectores que antes les costaba conseguir una curul. Indudablemente las fuerzas de izquierda crecieron en las elecciones pasadas, pero la polarización nos está matando.

Ecos: ¿Cómo acabar con la polarización en Colombia?

ECH: Un pacto de defensa del Estado para acabar la polarización. Así mismo, combatir la corrupción, una reforma a la justicia severa y no amañada y una reforma política que modernice las instituciones. Todos los colombianos debemos aportar un grano de arena para el cambio, de lo contrario seguiremos igual.         

 

Write comment (0 Comments)

El Presidente de la Comisión de Paz de Senado, Roy Barreras, quien ha sido uno de los congresistas que se la ha jugado por defender el Acuerdo de Paz, no para en lograr desde varias perspectivas, nacionales e internacionales, mecanismos que permitan desenredar aspectos políticos y jurídicos para viabilizar y avanzar en la reconciliación nacional.

Por Luis Fernando García Forero.- El Presidente de la Comisión de Paz de Senado, Roy Barreras, quien ha sido uno de los congresistas que se la ha jugado por defender el Acuerdo de Paz, no para en lograr desde varias perspectivas, nacionales e internacionales, mecanismos que permitan desenredar aspectos políticos y jurídicos para viabilizar y avanzar en la reconciliación nacional.

Luego de presidir una sesión con la presencia de la Presidenta del Instituto de Paz del Congreso de Estados Unidos, Nancy Lindborg, quien estuvo atenta a la posición de cada uno de los integrantes de esa célula legislativa respecto a la paz, el senador Barreras le respondió preguntas a Ecos:

Ecos: ¿Qué balance hace de la sesión donde los senadores pasaron al tablero para fijar cada uno la posición respecto a lo que pasa con la paz de Colombia?

RB: Me parece muy importante porque el Instituto de Paz Norteamericano es una dependencia del Congreso Americano oficial, bipartidista, demócrata y republicana, que ha respaldado y ratificado el Acuerdo de Paz en La Habana, pero algo importante, su interés en seguir acompañando la construcción de la paz en este país.

Ecos: ¿Sigue siendo importante el aporte de la Comunidad internacional a la Paz de Colombia, bajo qué circunstancias las organizaciones internacionales, en este caso, el Instituto de Paz, pueden buscar la viabilidad y el camino de la reconciliación, superando las trabajas jurídicas y políticas que tiene el proceso?

RB: Es que el tema de la paz en Colombia es un asunto de interés continental, ningún país y menos los Estados Unidos podría permitir un conflicto armado y menos un conflicto binacional entre Colombia y Venezuela en este continente americano. De manera que aclimatar la paz es una responsabilidad de todos.

Ecos: Una voz del Instituto de Paz destaca que primero se debe lograr la paz en Colombia, antes de mirar y hablar del tema de Venezuela, ¿qué piensa?

RB: Sí, es cierto, pero es un problema que hay que resolver en paralelo y ambas, en opinión nuestra, a través de la solución dialogada y no de la guerra.

Ecos: ¿Considera que el Presidente Duque ya de una vez por todas debe cumplir el mandato constitucional para lograr la Unidad Nacional, paso fundamental para la paz?

RB: Un buen conductor debe mirar hacia adelante. El Gobierno ha perdido tiempo mirando el retrovisor. Debe mirar el vidrio panorámico y conducir a Colombia hacia la solución de esos problemas que nos quieren regresar al pasado. Ojalá le proponga al Congreso y al país una verdadera agenda   de solución de problemas y no una agenda que incumpla los acuerdos, que hasta ahora es lo que ha primado en el memorándum gubernamental.

Ecos: ¿En el Cauca se ve una llama que quiere encender de nuevo el conflicto, cómo solucionarlo?

RB: El Cauca ha padecido todas las guerras en Colombia y por su puesto solamente cuando el Estado tenga presencia en el territorio con la inversión social suficiente y garantice la vida y la seguridad, pues entonces podremos tener paz en el territorio.

Ecos: ¿Verdaderamente no hay presencia del Estado en el Cauca?

RB: Hay zonas del Cauca, al norte y al sur, que son tierra de nadie, en donde el Estado no hace presencia y los grupos criminales ocuparon el espacio que dejaron las FARC.

Ecos: ¿A eso se le suman estos atentados contra los candidatos al proceso electoral del 27 de octubre?.

RB: Atentados y muertes que no son por ideología. Los grupos criminales  quieren conquistar el poder local contratando sicarios para matar a los contendores y todo eso ocurre cuando no hay control del territorio por parte del Estado.

Ecos: ¿Cree que el narcotráfico definitivamente es el que quiere que se mantenga el conflicto en Colombia?

RB: No, es un tema mucho más complejo que ese. Las guerras civiles del siglo XIX, la lucha por el territorio, la exclusión social, exclusión del pueblo afro, el sometimiento del pueblo indígena, el hecho de que Colombia sea el país más inequitativo de América Latina y las condiciones de pobreza, entre otros, son también elementos muy importantes.

Ecos: ¿No cree que el narcotráfico ha tenido en jaque al Estado colombiano?

RB Sin duda el narcotráfico es una maldición, no es la causa original de todas las violencias. Lo que pasa es que financia a todos los grupos ilegales, ese es apenas uno de los problemas de Colombia.

Ecos: ¿Si ha estado a la altura el Congreso en la búsqueda de la paz?

RB: Aquí hemos estado manteniendo viva la llama de la paz y defendiéndola como prioridad en la agenda de los colombianos.

Write comment (0 Comments)

En medio de los debates de control político, análisis y discusión de los proyectos de ley en las comisiones y plenarias de Senado y cámara, la primera autoridad de la ‘Ciudad Bonita’ no tuvo inconveniente en aceptar un diálogo con www.ecospoliticos.com

Por Luis Fernando García Forero.- Recientemente en el Congreso de la República se ha visto durante varios días la presencia del polémico y controvertido alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández Suárez.

En medio de los debates de control político, análisis y discusión de los proyectos de ley en las comisiones y plenarias de Senado y Cámara, la primera autoridad de la ‘Ciudad Bonita’ no tuvo inconveniente en aceptar un diálogo con www.ecospoliticos.com  

ECOS: ¿Alcalde por qué la visita al Congreso?

RHS: Estoy  averiguando el desglose del Presupuesto General de la Nación para la vigencia del 2020 entonces apelé a mi amigo de hace muchos años, el representante a la Cámara por Santander, Edgar Gómez Román, para que con su equipo de la UTL me dé un apoyo logístico y explicaciones sobre el tema.

ECOS: ¿Se siente frustrado por los recursos en el PGN para Bucaramanga? 

RHS: Recursos nunca alcanzan. Siempre son deficitarios. Hemos hecho al menos un saneamiento en la mentalidad de los bumangueses,  por eso deben votar por las personas que cumplan algunos requisitos de ética. Nuestro Proyecto político se basó en gobernar con lógica, con ética y con estética, eso es lo que hemos venido haciendo desde el día de la posesión, hasta que terminemos, pero seguiremos en ese tema.

ECOS: ¿Reconoce que la polarización que se palpa por su administración es igual a la que se vive en Colombia?

RHS: Siempre que usted rompe un esquema, hay ganadores y perdedores. Hay opiniones diferentes que la tenemos que respetar. Lo importante es que en esos diferentes modos de ver nuestra propuesta, haya un 70 % de opinión favorable, ese 30 % se necesita para tener el 70 %, sino no existiría. Esa es la democracia.

ECOS: ¿Qué dice de aquellas personas que lo controvierten y que según usted están en ese 30 %?

RHS: Que me ataquen, hagan las críticas pero con argumentos de peso. Si estoy equivocado, corregimos, pero que no lo hagan con caprichos. Sigo afianzado que nuestra propuesta de Gobierno está vigente y que nosotros tenemos todos esos códigos de comportamiento que traicionan el interés colectivo en replegada, pero no están muertos.

ECOS: ¿Cree que se ha equivocado en sus formas de actuar como Alcalde de Bucaramanga?

RHS: Dentro del actuar humano siempre hay equivocaciones, eso es normal, lo importante de las equivocaciones es corregir. El que tenga el argumento para el que corrige, tiene que ser un argumento sólido. Vuelvo y repito, si me tiene el argumento, pues corregimos. Corregir cuando el otro tiene la razón. No corregir, cuando el otro tiene la razón, es estúpido, es bruto.

ECOS: ¿Le pide perdón al concejal que recibió un puño de parte del alcalde de Bucaramanga?

RHS: Le pido excusas, simplemente no fue la mejor actuación. Fue prevenidamente contra mí, porque el tema que íbamos a hablar no era ese. Además, llevó luces, cámara y acción. O sea, hizo una planeación de la comunicación donde él pensaba que se iba a beneficiar y lo que pasó fue que fue derrotado.

ECOS: ¿Alcalde cuál es el presente y futuro de Bucaramanga?

RHS: Muy bueno, por primera vez en la historia de Bucaramanga vamos a dejar déficit cero. Soy de la teoría que uno no debe gastar sino lo que tiene en el bolsillo, o un endeudamiento que tenga retorno para poder pagar el pasivo que se genera contra toda la ciudadanía. En el Estado prefiero trabajar con la plata en el bolsillo, lo que alcance y ahí paramos.

ECOS: ¿Cómo está la situación de orden público en Bucaramanga, en pleno proceso electoral?

RHS: Toda la violencia hay que rechazarla de plano, con la violencia no arreglamos absolutamente nada y esto se arregla cuando todos los colombianos tengamos trabajo. Usted y yo tenemos, pero hay 15 millones de colombianos que no ganan prácticamente ni para comer, están expulsados de los circuitos económicos del país. 10 millones están en la línea de pobreza y 5 millones en miseria, eso es una tragedia para Colombia. Por eso tenemos que vincularlos para que ellos tengan plática y consumo, y si hay consumo hay transformación. Si hay transformación hay logística y si hay logística hay nuevamente consumo y empieza el aparato económico a moverse y todo el mundo a generar una prosperidad.

ECOS: ¿Cómo describe esa prosperidad en Colombia?

RHS: La prosperidad es como se mueven los billetes de un bolsillo al otro.

ECOS: ¿Cree en la prosperidad de su proyecto político?

RHS: Hay gente que dice que va a seguir con el apostolado nuestro que es la lógica, la ética y la estética,  que en término más coloquial es: no robar, no mentir, no traicionar, que la gente sabe quiénes son,  entonces que voten en concordancia con eso, con la cabeza, el corazón y no con el intestino.  Los que compran votos para llegar, llegan a robar, póngale la firma.

ECOS: ¿Está repitiendo lo que dijo el magistrado y expresidente de la Corte Constitucional Carlos Gaviria?

RHS: Es cierto, eso sigue vigente.

Write comment (0 Comments)

En medio de la celebración, como todos los colombianos, por el triunfo de Egan Bernal al coronarse campeón del Tour de Francia, el candidato Luis Eladio Pérez, quien fue secuestrado y torturado 7 años por las Farc, sacó tiempo para atender a www.ecospoliticos.com

Por Luis Fernando García Forero.-Las próximas elecciones para quienes aspiran a la Gobernación de Nariño, será la vencida para el candidato liberal Luis Eladio Pérez, quien inició su campaña para lograr ese objetivo.

Se siente feliz por el aval que le dio el Partido Liberal, pero además del apoyo que recibió de las demás fuerzas políticas del departamento.

En medio de la celebración, como todos los colombianos, por el triunfo de Egan Bernal al coronarse campeón del Tour de Francia, el candidato Luis Eladio Pérez, quien fue secuestrado y torturado 7 años por las Farc, sacó tiempo para atender a www.ecospoliticos.com :    

ECOS: No puedo empezar sin preguntarle sobre el triunfo de Egan Bernal en el Tour de Francia. ¿Qué sintió?

LEP: Mucha alegría, le nace a uno todo su fervor patriótico cuando ve a un colombiano triunfar en el mundo. Que sirva para que las políticas de incentivo al deporte sean más efectivas y que por su puesto nos dé muchísimas satisfacciones como las que vivimos este fin de semana.

ECOS: ¿Cómo ve al deporte en el departamento de Nariño?

LEP: La administración actual avanza apoyando el deporte. Los juegos departamentales, la vuelta en bicicleta en Nariño ha descubierto nuevos talentos en esa disciplina. Hemos comprometido esfuerzos para construir un centro de alto rendimiento en la zona de Tumaco para darle una opción a miles de jóvenes, principalmente afrodescendientes, que hoy practican varios deportes en condiciones muy difíciles.   

ECOS: ¿Me imagino que es hincha del Deportivo Pasto?

LEP: Por supuesto, donde diga lo contrario, pierdo la gobernación. (Risas).

ECOS: ¿Nuevamente busca que sus paisanos lo elijan Gobernador de Nariño, por qué?

LEP: Había tomado la decisión de no volver a participar, pero me duele la suerte de Nariño. Requiere de un liderazgo muy particular que permita articular a los políticos, gremios, empresarios. Nuevos liderazgos sociales que han surgido con fuerza en las localidades para hacer un solo as de voluntades y exigirle al Gobierno el pago de esa inmensa deuda social que tiene con nuestra región.

ECOS: ¿Fundamentalmente cuáles son los problemas?

LEP: El atraso en infraestructura, educación, salud, inseguridad, violencia, sistemas básicos de saneamiento que requerimos, son tantos que nos aquejan que sin duda necesitan de una presencia efectiva de las autoridades y del Gobierno para buscar soluciones.

ECOS: ¿El departamento de Nariño también es víctima de las atrocidades contra los líderes sociales?

LEP: Claro, lo lamentamos y nuestro más profundo sentimiento de pesar a los familiares de las víctimas de los líderes sociales que han sido vilmente asesinados por una violencia que no cesa en el país y que naturalmente se ha incrustado en nuestro departamento con mucha fuerza. Son odios y rencores que persisten en la sociedad colombiana.

ECOS: ¿No hemos pasado la página de la violencia en el país?

LEP: Así es. Hay demasiadas víctimas producto de este conflicto de locura que vive Colombia. Son más de 9 millones de víctimas registradas y contadas que inundan el acontecer de las páginas de nuestra historia. Por eso tenemos que hacer un inmenso esfuerzo entre todos los colombianos para reaccionar.

ECOS: ¿Por ejemplo con las marchas?

LEP: Sí, como se reaccionó el pasado viernes, pero con más fuerza. Insistiremos en rechazar todo acto que conlleve riesgos para la vida de los líderes sociales y las comunidades indígenas, de todos los ciudadanos. No más violaciones ni muertes a menores de edad, no más maltrato a las mujeres. Esta es una sociedad de resentimientos y lo único que deja es una estera de dolor. No más, basta ya de tanta violencia. Colombia requiere vivir en paz y así construir un mejor país para nuestros nietos.

ECOS: ¿Cómo voltear esa página de la violencia y quien debe iniciarla?

LEP: El perdón entre víctimas y victimarios. El perdón es la base fundamental para la reconciliación y desarmar los espíritus. Caminar por el sendero de la paz que pareciese todos los días más esquiva. Tenemos que hacer ese inmenso esfuerzo para sanear los espíritus de la sociedad. Es la única forma de voltear esta triste página de la historia de Colombia.

ECOS: ¿Cree que la polarización es el combustible que está prendiendo de nuevo la violencia en Colombia?

LEP: La polarización es el reflejo de los odios y de los rencores que existen en nuestra sociedad. De fondo no hay diferencias ideológicas, sino sentimientos de odio que viven del reflejo de una historia de violencia. El Presidente Santos cuando inició los Acuerdos en La Habana con las Farc, se equivocó al pretender acabar con 50 años de violencia. No es cierto, llevamos más de 200 años matándonos.: Bolivarianos contra santanderistas, militares contra civiles, negros contra blancos, ricos contra pobres, liberales contra conservadores y eso ha generado una historia de cultura violenta que a su vez ha anestesiado a una sociedad que no reacciona. Colombia se volvió impávida frente al dolor, somos indiferentes a los maltratos y asesinatos en todo el territorio patrio. Acabemos ya con esa cultura de violencia, despertemos de esa anestesia para retomar los pasos de la convivencia pacífica y encontrar la paz que tanto necesitamos.

ECOS: ¿Usted fue senador, cree que las bancadas políticas en el Congreso deben dar ejemplo y bajar el tono que es precisamente en el foro de la democracia donde más se refleja la polarización del país?

LEP: Totalmente de acuerdo. Parte de la cultura de violencia es la intimidación y la pasión en el lenguaje. Las expresiones que se presentan por parte de algunos parlamentarios, no contribuyen para nada en el ejercicio para crear una nueva sociedad en el país. No buscamos consensos sino disensos permanentes de odios y rencores, eso es lo que tenemos que superar y el Congreso debe  dar ejemplo, unidos podemos trabajar en la construcción de una mejor sociedad.

ECOS: ¿Quiénes lo acompañan en el objetivo de alcanzar la gobernación de Nariño?

LEP: Me inscribí con el aval del Partido Liberal y me siento muy orgulloso de eso. El Partido hace 25 años no presentaba una candidatura de unidad en Nariño, hoy la tiene, se depuraron rencores, se confundieron en abrazos arropados con la bandera roja. Por su puesto que tenemos muchos otros apoyos empezando por la UP, Colombia Humana, sectores conservadores e independientes, del Partido Político de las Farc que en las últimas horas tomó la determinación de apoyarnos.

ECOS: ¿Aceptó ese apoyo después que lo tuvieron secuestrado 7 años?

LEP: Damos ejemplo que se puede bajo los consensos lograr superar esos odios y rencores y construir una nueva sociedad. Quiero ser el Gobernador de la reconciliación en Nariño como un ejemplo para Colombia.

ECOS: ¿Estuvo encadenado, una tortura muy grande, y ahora lo apoyan?

LEP: Imagínese haber estado encadenado 7 años, el dolor que eso causó; no solamente a la víctima, sino al entorno familiar, a mi esposa, hijos, mis nietos, eso fue terrible. Fue un drama, una tragedia terrible que ojalá no vuelva a pasar. Esta decisión del nuevo grupo político de las Farc de apoyarme, se puede catalogar como un principio rector de un reencuentro para una paz que todos deseamos.

LEP: ¿Hay incumplimiento de los Acuerdos que llevaron al fin del conflicto con las Farc?

LEP: Se deben hacer rectificaciones a los acuerdos para permitir un clima de confianza y avanzar en la reinserción de quienes dejaron las amas. Hay temas que no funcionan: los recursos no llegan con la celeridad, no se han generado industrias y empresas para ayudar a estas personas que están ávidas de trabajar. Nosotros como sociedad debemos ceder, ellos ya cedieron, depusieron sus armas. Hoy en día la sociedad debe salir de sus privilegios y generar un clima de igualdad y oportunidades para todos.

ECOS: ¿Las elecciones territoriales de octubre, son un reto para que masivamente salgan los ciudadanos a las urnas y decirle a los violentos, no más, derrotar con el voto a quienes insisten en la guerra?

LEP: El voto es una forma de expresión a los actos violentos. Cuando un ciudadano deposita el voto a favor de un candidato o expresa a través de las urnas su inconformismo, votando en blanco, está haciendo parte de un sistema que permite avanzar en la consolidación de una democracia que requiere todos los días más sustento y firmeza. La expresión democrática del voto genera confianza en las instituciones.

Ecos: ¿Qué piensa de los que afirman que la gente cada día cree menos en los políticos?

LEP: Por la corrupción, el rompimiento de los principios básicos de la moralidad y de ética son los que no han generado la suficiente confianza. Hoy hay un escenario nuevo, candidatos nuevos, gente buena y sana que tiene los mejores deseos de ser vocero de las necesidades de sus regiones  y localidades. A ellos hay que darles la oportunidad. Insisto, debemos con el voto rechazar la violencia que tanto ha afectado a la sociedad y darle la oportunidad a las nuevas expresiones democráticas de entrar a la vida pública para recobrar la confianza de nuestras instituciones que se tanto se han perdido.

ECOS: ¿Cuál es su principal reto si es elegido Gobernador de Nariño?

LEP: Ejercer el liderazgo que se requiere para recuperar la confianza de los ciudadanos. Tengo la experiencia suficiente, he ejercido todos los cargos que la vida pública le ha podido brindar a un ciudadano: concejal, diputado, representante, senador, gobernador hace 32 años en mi departamento, ejercí como embajador en Paraguay, Perú y Venezuela; tengo experiencia nacional e internacional que me permite ser el líder de esa nueva expresión política que hoy le suena a Nariño.

ECOS: ¿Gobernador duro contra los violentos?

LEP: Seré el gobernador de la reconciliación en Nariño y de ejemplo como laboratorio de paz. Sí es posible avanzar bajo la égida del perdón para la construcción de esa nueva Colombia.

ECOS: ¿Qué le dice al ciudadano de a pie que no cree en los políticos y por qué debe votar por Luis Eladio Pérez para gobernador de Nariño?

LEP: Seré el Gobernador que no va a seguir improvisando. Nariño no puede seguir jugando a la ruleta rusa en cada elección. Hoy en día la valoración y el reconocimiento que tengo lo demuestran las encuestas al posesionarnos en el primer lugar, significa que la gente necesita tener un gobernante que genere confianza y la experiencia para lograr resultados en favor del bienestar de los habitantes de nuestra región.

Write comment (0 Comments)

En estos días, el experto en Smart Cities, Jordi Hereu, visitó Colombia para participar en el 2do Foro rEvolución en la era Digital, Investigación y Desarrollo, que se cumplió en Bogotá. Al evento asistió Ecos, quien tuvo la oportunidad de entrevistarlo:

Por Luis Fernando García Forero.- En este milenio un tema imparable porque avanza a velocidades majestuosas en su desarrollo, es la tecnología. Es una circunstancia que rodea y consume cada instante a cada individuo, pero a la vez lo llena de información en segundos, adecuando el objeto al entendimiento sobre determinado hecho que haya pasado en cualquier parte del mundo. 

Esos fenómenos tecnológicos en la revolución de las comunicaciones, incide no solo en cada individuo como tal, sino que es una herramienta que ya los estudiosos del tema le hacen elogios, al concebirla como un gran instrumento al servicio del desarrollo para mejorar la calidad de vida en las ciudades. 

Barcelona, España, es una de las ciudades forjadoras en la aplicación de la tecnología digital al servicio del desarrollo de las grandes urbes y los municipios. El exalcalde de esa ciudad de la madre patria, Jordi Hereu, que la gobernó y administró entre el 2006 y 2011,  no ha dejado de recorrer el mundo destacando la importancia de la tecnología para mejorar la calidad de vida de los habitantes de las ciudades. 

En estos días, el experto en Smart Cities, Jordi Hereu, visitó Colombia para participar en el 2do Foro rEvolución en la era Digital, Investigación y Desarrollo, que se cumplió en Bogotá. Al evento asistió Ecos, quien tuvo la oportunidad de entrevistarlo:  

ECOS: ¿Existe verdaderamente las Smart City o Ciudades Inteligentes, o solo está en la teoría, en los conceptos?

JH: Smart City, ciudad inteligente, es un concepto que nació hace ya más de 10 años y que ha venido evolucionando. Empezamos a ver ya en muchas ciudades elementos reales y concretos, pero parciales, de lo que sería un diseño ciudad  Smart City. El concepto de Smart City ya forma parte de un mínimo consenso. 

ECOS: ¿Podríamos establecer que es un proyecto colectivo de ciudad?

JH: Es claro que la combinación de proyecto colectivo de ciudad y que sabe pedirle a la tecnología cuáles son sus necesidades y a darles solución, ambas cosas, la que expresa la inteligencia colectiva de la sociedad y el otro, es la capacidad de responder de la tecnología. Entonces concluimos que la suma de las dos es una ciudad inteligente. Una ciudad donde solo haya capacidad de definir necesidades sin implementación de tecnologías y soluciones de tecnologías, no es Smart City. 

ECOS: ¿Son directamente proporcionales ciudadanos y tecnologías al desarrollo de las ciudades?

JH: Si alguien piensa que una ciudad avanza solo con tecnología, con sensores, con mecanismos tecnológicos, sin la inteligencia colectiva, de construir un proyecto conjunto, no es una Smart City. 

ECOS: ¿Así lo empezó a aplicar en Barcelona?

JH: Si quieren un ejemplo de Barcelona siempre digo que lo más Smart City de Barcelona es el ensanche, creado en 1850. Es decir, la estructura de un urbanismo racional, igualitario y moderno, que supo ver la movilidad hacía el futuro, mucho antes que existiese el coche. Por tanto la estructura física de una ciudad para mi es lo más Smart en el caso de Barcelona. 

ECOS: ¿Para lograrlo se deben incluir todos los sectores: el ciudadano, la administración de la ciudad, los empresarios?

JH: Una dimensión bien importante de Smart Cities es que un nuevo gran sector, el  económico, es decir, hablo de Barcelona, ciudad industrial, se vinculó. Salió bastante bien de la primera y la segunda revolución industrial. Hace 25 años pensamos nosotros como ciudad, por eso nos podemos adaptar a la tercera, cuarta revolución industrial. La respuesta nos la están dando las nuevas generaciones de gente de Barcelona y de mucha gente en el mundo que vienen a generar la nueva economía desde una ciudad. Esa misma ambición es la que debe tener Bogotá, 

Ecos: ¿Cómo debe ser un buen proyecto de ciudad?

JH: Es ciudad con convivencia, con calidad de vida, que respete el medio ambiente. Es la mejor manera de llevar adelante una nueva economía en una ciudad, porque la nueva economía pide ciudad. La industria pedía polígono industrial, pero la nueva economía basada en el conocimiento, en el talento, la diversidad, pide la mezcla de mucha gente interactuando. 

ECOS: ¿Innovando?

JH: El entorno de la mezcla de mucha gente puede ser la base para innovar. Eso es lo que estamos viviendo, no tomen solo la Smart Cities como aquello que tenemos para proveer servicios públicos y mejorar la calidad de vida. No solo son elementos para mejorar las condiciones, sino que además la dimensión de la nueva economía urbana está ligada a la transformación digital. Y esto provee de los puestos de trabajo, del presente y del futuro. 

ECOS: ¿Qué óptica tiene sobre este tema en las ciudades de Colombia?

JH: Creo que es una gran oportunidad que no deben desaprovechar. La transición digital aporta más medios para poder hacer muchas cosas, pero precisa una fundamental: los ciudadanos deben tener claro los objetivos que tienen para su cuidad y esto solo se hace pensando colectivamente, en mirar cómo debe ser el  futuro de nuestras ciudades. Elaborando un proyecto, un plan basado en el consenso que nos permita trabajar más allá de mandatos electorales, es decir, una visión compartida de medio y largo plazo de las ciudades. Creo que esta es la mejor base para que después la tecnología digital nos permita avanzar en el desarrollo económico, en el respeto medio ambiental, en la cohesión social, y por tanto, avanzar como ciudad para que sea más cohesionada y prospera. 

ECOS: ¿Estamos muy quedados en Colombia en este aspecto?

JH: No, creo que en Colombia ha habido una evolución positiva porque veníamos primero de grandes problemas nacionales y de convivencia. La gran fuerza que tienen las ciudades de Colombia es la sociedad civil porque quiere participar y hacerse protagonista de su ciudad. Si a esto le añadimos cada vez una política institucional, de más calidad, la suma de ambas cosas, la fuerza de la sociedad y una mejor institucionalidad, es lo que nos puede permitir que se avance más. Es evidente que en todo hay mucho tramo para avanzar, pero creo que se ha hecho un esfuerzo. 

ECOS: ¿En el caso de Bogotá como estamos?

JH: Creo que la condición de la transformación digital en las ciudades es que aporte a mejorar la calidad de vida, si se deteriora más calidad de vida, no vale la pena. Estoy seguro que la transformación digital puede aportar grandes cosas a la capital de Colombia. Veo que las está empezando a aportar y si hace un esfuerzo de política pública, al lado del dinamismo de la propia sociedad, estoy seguro que Bogotá tiene muchos elementos para ser una de las mejores Smart Cities del continente, sin ninguna duda. 

ECOS: ¿La revolución digital y la urbanística deben ir directamente relacionadas en los proyectos de las administraciones?

JH: Si, tienen que planificar, impulsar, ayudar y generar el campo de juego donde después la sociedad ponga la innovación, los riesgos, es decir,  creo que una Smart City se basa en la colaboración entre lo público y lo privado. Personalmente no creo en las Smart Cities que todo sale de la administración y tampoco creo en las Smart Cities en donde la administración no tiene ningún papel. Creo en la colaboración público privada. 

ECOS: Se aproxima un proyecto electoral en Colombia ¿qué debe tener en cuenta el próximo alcalde para avanzar en esos aspectos y administrar la Capital de la República de Colombia?

JH: Bogotá históricamente precisa de grande acuerdos, entre los propios ciudadanos, pero también de un gran acuerdo de Estado para Colombia. Cuando  hablamos de la movilidad de Bogotá nos referimos a décadas sin un transporte masivo público colectivo. La verdad, no ha habido ese gran pacto de acuerdo y es absolutamente indispensable que lo haya. 

ECOS: ¿Para lograr, por ejemplo, el metro de la capital?

JH: Creo que es un gran objetivo. Es decir, una metrópolis de más de 8 millones de ciudadanos no se puede entender en el futuro sin grandes proyectos de infraestructura de transporte público colectivo, que tenga una gran capacidad para mover gente, esto, le diría, es física pura. 

ECOS: ¿Si el proyecto no es en consenso no hay nada que hacer, no se avanza?

JH: Una ciudad inteligente es un proyecto de ciudad, no es un proyecto de un equipo de Gobierno o solo un plan institucional. De manera que en una Smart City evidentemente hay una parte que es política pública, política pública que intenta optimizar, generar políticas de transformación para conseguir sostenibilidad, mayor equidad ciertos valores. Esta política pública se debe planificar, diseñar y después ejecutar con una participación pública y privada, también con la implicación empresarial. 

ECOS: ¿Simple y llanamente un Smart City es mucho más que una política pública?

JH: Es una cultura social en toda la ciudad, donde la gente innova, utiliza la ciudad para intentar generar nuevas soluciones innovadoras, que a veces vienen desde la institución y otras desde la sociedad. De manera que un Smart City es un proyecto estratégico de ciudad que efectivamente tiene que desarrollarse más allá de la alternancia de los mandatos políticos. En Barcelona hemos vivido alternancias políticas pero el concepto en Smart City se sigue desarrollando porque no es el capricho de un político, es el proyecto integral de toda una ciudad. 

ECOS: ¿Qué hacer en Bogotá con respecto al proyecto Metro, donde no hay una continuidad con los alcaldes que llegan?

JH: Un metro cuesta años construirlo, por tanto los proyectos de infraestructura, de transporte colectivo, en cualquier ciudad del mundo, son proyectos de ciudad y de país. Es decir, evidentemente necesitan un acuerdo de ciudad, acuerdo nacional. Quien empieza una obra para desarrollar un Metro, no será el que inaugure el Metro. De manera que tanto en Smart City, como en un Metro, como en cualquier otro elemento interesante de una ciudad, la idea de visión, proyecto compartido a medio y largo plazo, es la solución, es el método.

 

Write comment (0 Comments)

A escasos días de la terminación de las sesiones del Congreso, logramos entrevistar al vocero del Centro Democrático en la Cámara de Representantes, Christian Garcés, quien se refirió a la labor de la bancada en este periodo de sesiones ordinarias y los retos de su partido en el Gobierno del presidente Iván Duque, entre otros temas.

A escasos días de la terminación de las sesiones del Congreso, logramos entrevistar al vocero del Centro Democrático en la Cámara de Representantes, Christian Garcés, quien se refirió a la labor de la bancada en este periodo de sesiones ordinarias y los retos de su partido en el Gobierno del presidente Iván Duque, entre otros temas.  

ECOS: ¿Qué balance deja como vocero del Centro Democrático en el trabajo legislativo y de control político de la corporación?

CG: Un balance con asuntos muy positivos y algunas frustraciones. Lo positivo, concertar una ley de financiamiento que recaudó la mitad de los recursos esperados sin golpear el bolsillo de los colombianos. Bajarle la carga a las empresas para que Colombia sea más competitiva y se genere empleo. Darle tranquilidad a las calificadoras de riesgo y a nuestra economía al recaudar más de $7 billones para organizar las finanzas públicas. La aprobación del proyecto de las TIC para modernizar las telecomunicaciones y mejorar el acceso digital de los ciudadanos para el presente y futuro de nuestro país, entre otros proyectos de ley.

ECOS: ¿Qué destaca del Plan Nacional de Desarrollo?

CG: Que fue concertado con todas las bancadas que están independientes y los que hacen parte del Gobierno, pero es importante registrar que se recibieron insumos de la oposición y que fueron incluidos en el PND.

ECOS: ¿Y en el campo del control político?

CG: Dos mociones de censura que se archivaron, una contra el Ministro Carrasquilla y otra contra el Ministro de Defensa, donde el Congreso consideró que no hubo motivos para sancionar de esa manera al Gobierno Nacional. La oposición se quedó sola con esas equivocadas intenciones.

ECOS: ¿Cuáles fueron las frustraciones?

CG: La reforma a la justicia. El Gobierno va a intentar de nuevo en el próximo periodo, el país exige una transformación de la justicia en Colombia. Tenemos que acabar con la impunidad en Colombia. El otro tema, la reforma política. Nosotros desde el Centro Democrático creemos que se debe transformar a los partidos, acercarnos a lo programático e ideológico, a la comunidad, para eso, las listas cerradas es la figura más importante. Lamentablemente esas dos iniciativas se hundieron.

ECOS: ¿El rechazo a las objeciones a la ley estatuaria de la JEP fue un golpe duro para el Gobierno y el Centro Democrático?

CG: Lamentamos que las objeciones por lo menos las relacionadas con temas del narcotráfico no hayan sido aceptadas por el Congreso.

ECOS: ¿Insistir en cambiar los puntos del Acuerdo de Paz con las Farc sigue en la agenda del Centro Democrático?

CG: Debemos revisar los puntos del acuerdo porque el Centro Democrático, insistimos, no estanos en contra de la paz, se les debe dar las garantías a los que se desmovilizaron, a que busquemos llegar al sector agrícola con inversiones y oportunidades para que coca sea sustituida por proyectos competitivos. Pero eso sí, estamos preocupados por la impunidad que se pueda generar en nuestro país. El partido considera que la JEP no se debió haber creado sino haber fortalecido la justicia ordinaria y haber tramitado todo por el sistema judicial. Es allí donde hemos encontrado las diferencias y espero que sobre el tema nos podamos poner de acuerdo en el Congreso.

ECOS: ¿No hay paso atrás, el Centro Democrático presentará la propuesta para acabar con la JEP?

CG: Estamos a punto de salir con una propuesta que tiene diferentes acciones de las cuales vamos a buscar cambiar temas de justicia. Dentro de la JEP seguimos insistiendo en que los militares no deben ser juzgados en ese tribunal. Estamos proponiendo que se cree una sala Especial. Hay una alternativa que ha salido y es que se aumenten los magistrados para que sean expertos en procedimientos militares, en Derecho Internacional Humanitario, en situaciones de guerra, de conflicto internacional, para que los policías y soldados sean juzgados por personas verdaderamente con suficientes conocimientos en esas materias y que los juzguen en la verdad y en justicia. Esa es nuestra preocupación.

ECOS: ¿Qué piensa de los críticos que señalan que el Centro Democrático quiere seguir atravesándose a la implementación de la paz?

CG: Está demostrado que la mayoría de las situaciones que advertíamos, teníamos razón. No nos oponemos a la paz, sino a que haya narcotráfico, que se haya permitido que el que quiera revelarse contra el Estado, el subversivo, pueda secuestrar, extorsionar y traficar con drogas para financiar sus actividades. Esas son nuestras molestias. Decían que ninguna persona del proceso de paz, guerrillero, iba a llegar al congreso sin antes responder a la justicia y tenemos el caso de Santrich, que no solamente no pasó por la justicia sino que hay pruebas contundentes de que siguió delinquiendo en narcotráfico después de los acuerdos y acá lo tenemos sentado en el congreso. El Centro Democrático  se opone a que quebremos nuestros principios, nuestros valores, que haya impunidad. Aceptamos a que haya una justicia transicional, pero donde las personas respondan a las víctimas por los actos atroces que cometieron, especialmente los que se refieren a delitos de lesa humanidad.

ECOS: ¿Aceptan los Acuerdos para las mesas directivas del Congreso, sobre el tema que decidieron en la última junta parlamentaria del Centro Democrático?

CG: Sí, ya elegimos al representante Oscar Villamizar para presentarlo a los otros partidos como candidato a la Vicepresidencia Primera en la Cámara de Representantes para la plenaria y también elegimos a nuestro vocero, el Representante Gabriel Vallejo, para el próximo periodo. También  elegimos nuestros 3 Representantes en la Directiva Nacional del Centro Democrático, ya nos estamos organizando porque no hay tiempo que perder, hay que aprovechar al máximo el próximo periodo.

ECOS: ¿Cómo ve las relaciones del Presidente Duque con el Congreso?

CG: Buenas, respetuosas dentro de la independencia de las ramas del poder público. Respaldamos al Presidente Duque para que los congresistas no manipulen la contratación. Eso es acabar en definitiva con la mermelada. Esperamos que el Congreso logre unas buenas relaciones con el jefe de Estado.

ECOS: ¿El tema de la constituyente, ese fantasma que ronda por algunos sectores del Centro Democrático, cree que cada día se fortalece?  

CG: Lo único que se está analizando es una Asamblea Constituyente para el tema de la justicia, solo para eso de manera específica. No hay todavía consenso en el Congreso de que ese sea el camino; y recordemos que se tendría que presentar un proyecto de ley que haría trámite en el Congreso para poder aprobarse la convocatoria.

ECOS: ¿Qué esperanza le da usted a todos los electores del Centro Democrático sobre el presente y futuro de Colombia?

CG: El Centro Democrático está en todas las discusiones Nacionales, estamos impulsando proyectos de ley, generando mesas de trabajo con el gobierno de manera permanente para aprovechar al máximo nuestro Gobierno Nacional y nuestro Congreso. No es fácil cambiar la Constitución, echar para atrás muchos atropellos que se cometieron con el pueblo colombiano con lo de los acuerdos de La Habana, pero estamos buscando sacar adelante las soluciones a las preocupaciones de la gente.

Bogotá, D. C, 18 de junio de 2019

Por Luis Fernando García Forero

Write comment (0 Comments)

Desde que se posesionó como representante a la Cámara, Juanita Goebertus, no ha dejado de seguir insistiendo en la necesidad que el Congreso implemente los acuerdos que llevaron al fin del conflicto con las Farc.

Por Luis Fernando García Forero.- Desde que se posesionó como representante a la Cámara, Juanita Goebertus, no ha dejado de seguir insistiendo en la necesidad que el Congreso implemente los acuerdos que llevaron al fin del conflicto con las Farc.

Su experiencia como asesora del Gobierno en la negociación en La Habana, fue fundamental para el trabajo legislativo con miras a seguir instaurando las herramientas jurídicas que permitan la reconciliación nacional, empezando por favorecer a las víctimas.

Sobre la coyuntura política en Colombia, principalmente con los temas de la paz, concedió darle una entrevista a www.ecospoliticos.com :

Ecos: ¿Desde cuándo se dio cuenta que nació para hacer política?

JG: Inicié como candidata en noviembre del 2017 cuando Angélica Lozano y Claudia López me propusieron que me lanzara a la Cámara de Representantes. Contaba con una experiencia técnica, como asesora del Gobierno Santos en temas de justicia transicional en el proceso de paz entre el gobierno y la guerrilla de las Farc, en La Habana. Antes estaba en temas de seguridad, Derechos Humanos en la oficina del Alto Oficial de Seguridad Nacional en el Ministerio de Defensa.

Ecos: ¿Pero siempre ha estado en lo público?

JG: Siempre me ha gustado lo público, estoy convencida que desde la administración pública podemos ayudar a transformarla, eso tiene un potencial inmenso para el bienestar de los colombianos. No había dado el paso a la política electoral, creo que la vida le va abriendo a uno caminos, y ante la propuesta de Claudia López y Angélica Lozano, me pareció que no podía renunciar al aporte del desarrollo de las instituciones desde la Cámara de Representantes.

Ecos: ¿Cree que como asesora del Gobierno en la negociación de paz, también estaba haciendo política, pues a través de la política, se llegó al fin del conflicto con esa organización guerrillera?

JG: Estoy de acuerdo. Hay política con P mayúscula. La idea de hacer política pública, diseñar normas, instituciones y visión de país, de alguna manera es hacer política. Ahí he estado hace muchos años.

Ecos: ¿Entonces cuál es la política con p minúscula?

JG: En Colombia hablamos de política con p minúscula cuando nos referimos a lo electoral, de la cual la mayoría de ciudadanos desconfían. Estoy convencida que si más ciudadanos participan de la política, ayudamos a transformarla, porque al final el Estado somos también los ciudadanos y si más gente participa, más gente podrá transformar las instituciones para el desarrollo de la democracia.

Ecos: ¿Cuál le atrae más: la política electoral o aquella que se practica por nombramiento?

JG: Me gusta en el día a día la política con P mayúscula, en el diseño de política pública, pero a lo que me dedico y trato de batallar todos los días desde el Congreso, es poder hacer buena política, de calidad, con P mayúscula en lo electoral. Eso lo estoy tratando de combinar.

Ecos: ¿Me llama la atención el por qué ese mensaje a la entrada de su oficina y en la de su equipo de trabajo en la Cámara: ¡Sigan! Este es un espacio abierto para transformar LA POLITICA DESDE ADENTRO?

JG: Somos expertos en quejarnos, decimos políticos corruptos, todos son iguales, no van a trabajar, no hacen la tarea, son poco transparentes, eso no es gratis. Mucho de eso, ha sido cierto. Los ciudadanos no estamos ahí siendo injustos. Es cierto que ha sido así, pero quedarnos desde afuera criticando es muy cómodo porque hace que las instituciones nunca cambien. La idea es metámonos, remanguémonos, entendamos que es un  mundo difícil, pero apostémosle a que si los ciudadanos nos metemos a la política, ayudamos a transformarla.

Ecos: ¿Cómo lo hace en la práctica como legisladora?

JG: Tenemos un hashtag por la transparencia. Publico mi agenda todos los días, todo el tiempo contamos a la ciudadanía qué hacemos. Tengo un registro de votación donde todos nuestros votos, en cada escenario, son públicos y los explico. Recientemente debatíamos en internet el tema de los altos costos bancarios. Economistas de un lado y del otro que votaron por mí, unos dándome palo, otros defendiéndome, pero sobre la base de un debate, de liberación, de ideas, no de la política de la marrulla, de cuál es el interés, el negociado que está detrás, sino, el de la política de las ideas, de cuáles son las mejores políticas públicas para el bienestar de la mayor cantidad de ciudadanos.

Ecos: ¿Se considera una incesante ciudadana en la búsqueda de la  reconciliación y la paz en Colombia?

JG: Así es.

Ecos: ¿Se puso la camiseta por lograr la firma del acuerdo del fin del conflicto con las Farc, ahora en la implementación, cómo se siente?

JG: Es la motivación por el contenido que me tiene acá. Transformar la política es un escenario muy importante, uno viene  a transformarla política para algo, estoy convencida que el fin de la guerra después de cincuenta años de matarnos, es una oportunidad inmensa para transformar todos esos territorios que han estado más afectados. Regiones y localidades donde no hay vías terciarias para sacar los productos de los campesinos, no hay electricidad, no hay acueductos y que están esperando que ese fin de la guerra, verdaderamente se traduzca en oportunidades.

Ecos: ¿La polarización no lo está permitiendo?

JG: Para apostarle a esa implementación del acuerdo de paz se necesita que todos lo apoyemos. Se necesita colaboración desde la política pública, pero además que los políticos y que la política electoral, se vuelque  sobre la paz, que sea una prioridad. Por eso me metí a esto.

Ecos: ¿Cree usted que salen avante la implementación de los acuerdos?

JG: Soy una convencida que sí. Enfrenta muchos retos, 2017 nos demostró que la paz tenía muchos dividendos: la tasa más baja de homicidios de los últimos 30 años, la más baja en desplazamientos, de victimizaciones. Logramos los hechos más poquitos de accidentes con minas y sin embargo 2018 nos mostró la enorme fragilidad de la paz, subimos un punto porcentual los homicidios otra vez, empezamos a ver que hay bandas criminales, disidentes de las Farc, empezaron a subir los desplazamientos otra vez, empezaron  a subir los accidentes con minas.

Ecos: ¿Un ejemplo claro que nuestra búsqueda de la paz es frágil?

JG: Tiene un potencial inmenso, pero, si no llegamos a los territorios con administración de justicia, desarrollo rural, con participación ciudadana, se nos puede quemar el pan en la puerta del horno.

Ecos: ¿Convencida que la paz comienza en las regiones y localidades de Colombia?

JG: Soy una convencida que si todos los ciudadanos participamos, nos ponemos la camiseta, no la llamemos del acuerdo de paz, ni la del sí y los del no, llamémosla transformar esos territorios más afectados por la guerra, estamos seguros, que sacamos adelante esta paz. Es la manera más expedita para que el acuerdo salga avante.

Ecos: ¿Es más difícil implementar el acuerdo, que haber logrado la firma del fin de conflicto?

JG: Siempre dijimos durante el proceso que lo fácil era firmar el acuerdo. En ese momento nos parecía un absurdo después de horas y horas de trabajo, negociar con quienes fueron nuestros enemigos por muchísimos años. Venía de trabajar en el Ministerio de Defensa, conocí de primera mano las atrocidades de las Farc en la guerra y tratar de negociar con ellos, cómo ponerle fin a esa guerra no era fácil pero  siempre Sergio Jaramillo, Alto Comisionado para la Paz durante el proceso nos decía: “esto es lo fácil, lo difícil son los 10-15 años que se nos vienen”, creo que tenía mucha razón.

Ecos: ¿Muy acertada la decisión de la Cámara al rechazar las objeciones del presidente Duque a la ley estatutaria de la JEP?

JG: Creo que fue un escenario muy importante donde partidos de oposición e independientes nos unimos para trabajar entendiendo que tenemos diferencias en muchos temas, pero que conjuntamente podíamos construir una ponencia para rechazar las objeciones a la ley de la JEP. Cambio Radical con más énfasis en la separación de poderes, Colombia Humana con más énfasis en la discusión de la lucha contra la pobreza rural, el partido Liberal con más énfasis en la importancia de  satisfacer los derechos de las víctimas, el partido de la U con más énfasis en la defensa del acuerdo de paz.  En mi opinión, destaco la importancia de garantizar condiciones de incertidumbre para excombatientes, para militares que se sometieron a la JEP y para las víctimas. Todos esos argumentos nos permitieron conjuntamente decir: acá hay muchas diferencias, pero por esto, nos unimos.

Ecos: ¿Cree en la terquedad, como la denominan ciertos sectores, del Gobierno en este aspecto?

JG: No entiendo al Gobierno y al Centro Democrático frente a este tema. Luego de la votación en el senado, es evidente que terminan derrotados, en un escenario, en el que además, leen muy mal al ciudadano. Si bien les funcionó en la campaña para el Plebiscito y para la presidencia, el argumento en contra del acuerdo de paz y en contra de los excombatientes de las Farc, ya el ciudadano se cansó de eso. Los ciudadanos quieren hablar qué va a pasar con sus pensiones, la lucha contra la corrupción, la salud, la política de generación de empleo, de eso quieren expresarse, por eso esperan que hablemos en el Congreso sobre esos temas, entre otros. Se equivoca el presidente del Centro Democrático devolviéndonos a esta conversación del 2016 que ya deberíamos superar. Debemos dedicarnos a transformar, insisto, los territorios más afectados por la guerra.

Ecos: ¿Cree que hay paz sin hacer una reforma a la justicia?

JG: Tenemos que entender distintas concepciones de paz. Hay un elemento esencial que era dejar de matarnos, terminar el conflicto armado, lograr la dejación de las armas, 13 mil excombatientes que se desmovilizaron y la entrega de más de 9000 armas que fueron extraídas por Naciones Unidas en contenedores. Hay un siguiente elemento el implementar los elementos del acuerdo que eran las condiciones que permitieron que el conflicto se perpetuara. Entonces, lograr el desarrollo rural, la participación ciudadana, una lucha efectiva contra las drogas y  solucionar ese problema, satisfacer los derechos de las víctimas, son esenciales para la construcción de la paz. La reforma a la justica es muy importante pero reformas a la justicia hay aquí y en cualquier lugar del mundo, y en esos otros lugares del mundo no están enfrentados a una guerra de más de 50 años.

Ecos: ¿Cree que el Congreso es capaz de hacerla?

JG: Sí. Hay que discutirla, hacerlo de una manera concertada, trabajar con las altas cortes, sobre todo preocuparnos y concentrarnos en la justicia del ciudadano, en la administración de justicia local y rural, allí en esos territorios que no tienen fiscales, que no tienen jueces, que no tienen investigadores de policía judicial.

Ecos: ¿Qué le espera al gobierno del Presidente Iván Duque en estos tres años cuando le acaban de aprobar el PND?

JG: Espero que el presidente Duque repiense su rumbo y se preocupe por su legado. Veo un Plan Nacional de Desarrollo contrario a lo que debería ser. Debió ser un PND con visión de país para los cuatro años, es más una colcha de retazos que no plantea realmente qué es lo que vamos a hacer. Ojalá Duque se preocupe  más por su legado, que por las elecciones de octubre.

Ecos: ¿A propósito del proceso electoral de octubre, será verde ese resultado?

JG: Risas…Espero que sí. Tenemos un partido que ha venido creciendo, que ha demostrado que está comprometido en la lucha contra la corrupción, en su compromiso con la paz, con visión de desarrollo sostenible, que le apuesta a la protección de nuestra biodiversidad, al crecimiento económico con base en la productividad, en el emprendimiento,  pero sobre la base de que esos recursos deben estar al servicio contra la pobreza y la desigualdad. Eso representamos, creo que cada vez más ciudadanos están viendo en nosotros, una alternativa.

 

para ver la entrevista en video

 

https://youtu.be/WbuGT1IbyQQ

Write comment (0 Comments)

El ex ministro de agricultura y Presidente del Partido de la U, Aurelio Iragorri Valencia, se mostró preocupado por los sectores de la sociedad colombiana que quieren seguirle poniendo talanquera a la implementación del proceso de paz, por considerar que las regiones y las localidades del territorio nacional, son las que más seguirán sufriendo si se vuelve al conflicto armado.

Por Luis Fernando García Forero. El ex ministro de agricultura y Presidente del Partido de la U, Aurelio Iragorri Valencia, se mostró preocupado por los sectores de la sociedad colombiana que quieren seguirle poniendo talanquera a la implementación del proceso de paz, por considerar que las regiones y las localidades del territorio nacional, son las que más seguirán sufriendo si se vuelve al conflicto armado.

En diálogo con Ecos Políticos Iragorri Valencia destacó la forma como la Cámara de Representantes negó las objeciones a la ley estatutaria de la JEP y se refirió a lo que puede pasar en el Senado de la República:      

Ecos: ¿Considera que el Senado de la República ratifica la decisión de la Cámara de negar las objeciones a la ley estatutaria de la JEP?

AIV: Cuando a uno le sirven el desayuno sabe cómo va a ser el almuerzo. El mensaje contundente y categórico de la Cámara ratifica la disciplina  de todos los parlamentarios respetando la decisión de bancadas. Entonces lo que va pasar en Senado es que se va a repetir el resultado de la Cámara.

Ecos: ¿Un triunfo de la independencia de poderes?

AIV: Sí, pero además de eso es un triunfo para todos los colombianos, un triunfo de la independencia de los poderes, un triunfo de la estabilidad de la rama judicial y un triunfo para quienes hemos vivido en zonas de conflicto porque nos tocó vivir esa guerra. Sabemos y somos conscientes lo que significa haber desarmado a 10 mil hombres que desangraron el país durante cincuenta años.

Ecos: ¿Cree en la disciplina de los senadores de la U para esa votación en Senado?

AIV: Igual que creía en la disciplina de los miembros de la Cámara de Representantes que son 27, así va a ser en el Senado de la República.

Ecos: El excandidato presidencial Humberto de la Calle le ha dicho al Presidente que retire las objeciones, ¿piensa lo mismo?

AI: Una opinión respetuosa. Le dije al Presidente de la República en comunicación antes que enviara las objeciones que no lo hiciera y lamentablemente fue oídos sordos. Ahí está el resultado, lo están derrotando en el Congreso. Ojalá le haga caso a Humberto De la Calle.

Ecos: ¿La U ya hizo acuerdos con el Partido Liberal y Cambio Radical. Esta fuerza representativa en el Congreso se va a mantener en qué aspectos?

AIV: Es un tema embrionario que nace con un acuerdo entre los parlamentarios para buscar la forma de impulsar en el Congreso una agenda que le sirva a la gente, resuelva los problemas cotidianos de los ciudadanos y no seguir con una agenda gubernamental demasiado improvisada, mal conectada con el Senado y la Cámara. Esa unión de fuerzas nace primero como un gran acuerdo entre varios parlamentarios, ojalá permita que esa agenda llegue y se desarrolle en temas trascendentales para la gente, no seguir discutiendo aspectos que ya sentíamos que estaban resueltos.

Ecos: ¿Cuál sería el mejor acuerdo para voltear la página de este tema del proceso de paz que tiene a Colombia completamente polarizada?

AIV: Que no haya engaños, mentiras, que se acepte un proceso de paz que fue fundamental para parar el desangre del país. No es perfecto, pero le parece poco haber desarmado por la vía del diálogo a 10 mil hombres que durante más de 50 años nos estábamos dando bala, entre los mismos colombianos. Que nos dejen implementar el acuerdo.

Ecos: ¿Qué permitan que la JEP realice su trabajo?

AIV: Sí, que se implemente esa paz para el bien de todos los Colombianos. Que no sigan diciendo que es un tema de impunidad y que todo el mundo se va a ir para la casa feliz. No, eso no es, ni será así, estamos propugnando por la verdad, la justicia y la reparación a las víctimas con los bienes de las Farc y la no repetición.

Ecos: ¿Sin una verdadera reforma estructural a la justicia cree que logramos la paz, la convivencia ciudadana?

AIV: Hay un escenario legislativo sobre el tema y es la reforma que presentó Cambio Radical. Estamos de acuerdo porque contiene elementos fundamentales que permite a los habitantes de la calle, a las gentes comunes y corrientes, tener una justicia más ágil, rápida y más eficiente. Dejemos que se abra ese debate al interior de las cámaras y salga una nueva y buena iniciativa para bien de Colombia.

Ecos: El Congreso no ha podido hacer esa reforma, ¿Cómo hacerla?

AIV: En este momento necesitamos fortalecer las instituciones, incorporar  a las instituciones a quienes estaban por fuera de ellas. El proyecto de Cambio Radical abre la discusión con nuevos protagonistas.

Ecos: ¿Cree como lo han dicho algunos voceros de la sociedad, se debe hacer esa reforma con una constituyente?

AIV: No estoy de acuerdo con las constituyentes porque uno sabe cómo empiezan pero no sabe cómo terminan. Una constituyente en este momento de transición y polarización del país es muy riesgosa y no la apoyaría jamás.

Ecos: ¿Quieren regresar a la Seguridad Democrática?

AIV: No sé, pero la Seguridad Democrática fue un principio que defendió este partido. La U se creó para reelegir al Presidente Uribe con la política de Seguridad Democrática. El siguiente paso era negociar y acordar una paz para desarmar a los violentos, los guerrilleros, después del debilitamiento que sufrieron con la implementación de la Seguridad Democrática. Lo que sigue ahora es la reincorporación, la oportunidad, no para los guerrilleros, sino para todos los que han estado en esas zonas de conflicto y no han visto ni siquiera un integrante del Estado ni una política de Estado. A eso es a lo que nos debemos dedicar, a darle una oportunidad a nuestra gente.

Ecos: ¿Qué otros aspectos cree que son urgentes en el trabajo del Congreso?

AIV: La implementación de los acuerdos en el tema de tierras, la posibilidad de que los campesinos de Colombia tengan títulos de sus propiedades y ayudar al desarrollo social del campo colombiano.

Ecos: ¿El tema de la tierra cómo se debe implementar desde el Congreso?  

AIV: No puede ser que en este país se continúe con la desigualdad que  hace que quienes vivan en el campo sean tres veces más pobres con relación a los que vivimos en las ciudades y no pase nada. Soy un abanderado de esos temas porque creo que ahí está el futuro de Colombia y lo demostramos siendo Ministro de Agricultura, ese sector iba de últimas en la economía, lo entregamos de primeras y ya lo pusieron de último otra vez, o sea, sí se puede,  con esfuerzo y voluntad.

Ecos: ¿Cómo ve el futuro de Colombia?

AI: Un buen futuro lo lograríamos en la medida en que seamos incluyentes, reconozcamos que en el campo colombiano hay más de 15 millones de personas que han estado abandonadas por nosotros, por quienes vivimos en las ciudades. Tenemos que darles una oportunidad de incorporarlos a para que disfruten de las mieles del Estado, que les lleguen los beneficios, es lo único que están esperando. El futuro de Colombia está en el campo si somos incluyentes.

Write comment (0 Comments)

El senador Roy Barreras, uno de los congresistas que más le puso el pecho a las negociaciones entre el Gobierno y las Farc, para lograr el fin del conflicto, no ha perdido un instante en defender en el Congreso todos los temas que llegan a legislativo para implementar los acuerdos de La Habana.

Por Luis Fernando García Forero*.- El senador Roy Barreras, uno de los congresistas que más le puso el pecho a las negociaciones entre el Gobierno y las Farc, para lograr el fin del conflicto, no ha perdido un instante en defender en el Congreso todos los temas que llegan a legislativo para implementar los acuerdos de La Habana.

En diálogo con Ecos se mostró complacido y felicitó a sus colegas de la Cámara por votar, en su inmensa mayoría, el rechazo a las objeciones presidenciales a la ley estatutaria de la JEP.  

Ecos: ¿Qué viene ahora después de ese histórico resultado en la Cámara?

RB: Seguir defendiendo la paz, creo que el Senado tiene que honrar la historia negando las objeciones.

Ecos: Senadores de la oposición e inclusive independientes, se refieren a que el Presidente del Senado Ernesto Macías, está asumiendo una actitud dilatoria con el tema de las objeciones en la plenaria de la corporación. ¿Piensa lo mismo?

RB: Por su puesto, la actitud dilatoria del Senador Macías pretende que la votación de las objeciones vaya hasta después de Semana Santa.

Ecos: ¿Con qué objeto?

RB: Para tener tiempo y así presionar a los congresistas con el objeto de que voten las objeciones. No van a lograrlo, el compromiso con la paz y con la JEP es ya internacional y universal, ojalá permitan que la JEP trabaje y dejen cerrar ese capítulo para que el Gobierno se dedique a resolver los problemas de Colombia.

Ecos: El ex candidato presidencial Humberto de la Calle le ha hecho un llamado al Presidente de la República para que retire las objeciones y así evitar un desgaste, ¿Está de acuerdo?

RB: Sería un acto honroso porque ante la derrota en la Cámara lo que le corresponde al Presidente es retirar esas objeciones que ya tienen el rechazo de las mayorías. Más bien que el jefe de Estado nos proponga cómo le ayudamos a sacar adelante los demás problemas de Colombia. Mirar qué pasa en Tumaco, lo de Hidroituango y Electricaribe. Qué pasa en el Catatumbo y en Cúcuta con las migraciones y el desempleo. Así mismo con la inseguridad en Bogotá, Cali, Medellín, es decir a gobernar.

Ecos: ¿Dispuestos a buscar consensos con el gobierno en esos temas, entre otros?

RB: Estamos dispuestos a legislar en todo lo que le sirva a Colombia, pero para eso el Gobierno del Presidente Duque tiene que dejar de ver hacia el pasado y lo más importante, dejar de intentar hacer trizas la paz.

Ecos: ¿Cuál sería el mejor acuerdo que debe hacer el Presidente de la República para voltear esta página y acabar con la polarización?

RB: Entender que hay un compromiso del Estado: la paz está hecha y hay que respetarla. El Presidente Duque no debe hacerle caso a quienes quieren hacer trizas la paz.

Ecos: ¿Le llegó la hora al Congreso?

RB: El congreso ha cumplido con su deber. Le agradezco a los partidos que nos han acompañado desde que presenté el marco para la paz en el 2012. El Congreso de Colombia ha honrado la paz y la volvió a honrar cuando la Cámara negó las objeciones a la ley estatutaria de la JEP.

Bogotá, D. C, 9 de abril de 2019

*Director www.ecospoliticos.com

Write comment (0 Comments)

www.ecospolitios.com se dio a la tarea de entrevistar y dialogar con el Presidente de Fedegan, José Felix Lafaurie, uno de los personajes de la vida gremial y política nacional, que defiende a capa y espada la Seguridad Democrática instaurada por el expresidente Álvaro Uribe, pero además, lidera y defiende como militante del Centro Democrático, los postulados de ese partido que gobierna a Colombia en cabeza del jefe de Estado, Iván Duque Márquez.

Por Luis Fernando García Forero*.- www.ecospolitios.com se dio a la tarea de entrevistar y dialogar con el Presidente de Fedegan, José Felix Lafaurie, uno de los personajes de la vida gremial y política nacional, que defiende a capa y espada la Seguridad Democrática instaurada por el expresidente Álvaro Uribe, pero además, lidera y defiende como militante del Centro Democrático, los postulados de ese partido que gobierna a Colombia en cabeza del jefe de Estado, Iván Duque Márquez.

Ecos: ¿Estuvo acertada la decisión de la Corte Constitucional sobre las Objeciones Presidenciales al proyecto estatutario de la JEP  aprobado por el Congreso?

JFL: Por fortuna, preservando la refutación de la propia Corte y ante la filtración de una supuesta ponencia que iba a hacer el magistrado Lizarazo, la corte se abstuvo y se declaró inhibida. Era apenas obvio. Quién ha dicho que la Corte se pronuncia sobre un derecho de petición o sobre cartas que le manda otro órgano de los poderes públicos. Eso es el Consejo de Estado que tiene una Sala Consultiva, no la Corte Constitucional. Creo que eso al menos baja un poco las dinámicas de discusión política y obliga a la Corte a actuar con mucho rigor en temas que realmente no son tan sencillos.

Ecos: ¿En este momento el balón sobre el controvertido tema lo tiene ahora el Congreso de la República, por qué cree que el Congreso debe aceptar las objeciones a los seis artículos de la ley estatutaria de la JEP?

JFL: El Presidente Duque fue absolutamente claro cuando dijo que cumplió con objetar, y la objeción fue por inconveniencia. Es el Congreso el que tiene la palabra, ambas cámaras escogieron a quienes van a conformar las comisiones accidentales. Cada uno de ellos tiene una inmensa responsabilidad, los temas objetados no son de cualquier monta.

Ecos: ¿En el fondo las perjudicadas son las víctimas?

JFL: Se trata de que haya una genuina verdad, una genuina reparación, una genuina no repetición; por consiguiente, que haya una genuina justicia. Lo que no puede terminar por suceder es que las víctimas, que están en el corazón de todo este proceso, sean las primeras desestimadas a la hora en que la JEP tenga que aplicar el estatuto básico que les obliga a ellos en el juzgamiento de las personas que son de su competencia.

ECOS: ¿Qué le dice a aquellas personas que afirman que es un torpedo lanzado a lo que se ha denominado el corazón del proceso de paz, La JEP?

JFL: Son los mismos que cuando el Gobierno y los Negociadores siempre dijeron que iban a someter el acuerdo a un referendo y perdieron el referendo, pese a que el señor De la Calle dijo que si el país vota no, pues no; sin embargo terminaron presionando para que el Gobierno, por la puerta de atrás, a través de una proposición que llega al Congreso, burlara la soberanía popular. Fue la propia Corte la que en ese momento se encargó de darle un golpe de estado a la opinión pública, porque en una democracia, como la nuestra, de corte liberal, la última palabra la tiene el soberano, es decir el ciudadano, que se pronunció y dijo no, y sin embargo, le pusieron conejo. Ellos no tienen autoridad moral para estar diciendo eso, para estar nuevamente confrontando a ese otro país que ganó el referendo. Aquí no hay enemigos de la paz, lo que hay son ciudadanos que siguen creyendo en el Estado de Derecho, ese mismo que han vulnerado de manera permanente.

Ecos: ¿No le parece ganancia que 10 mil hombres se hayan desarmado, luego de una negociación, como aporte a la paz y al desarrollo de Colombia?

JFL: El señor Uribe desarmó 58 mil, entre guerrilleros y paramilitares. Jamás puso en riesgo ni el modelo de desarrollo económico, en el caso concreto del sector rural, como si se puso en riesgo en el Gobierno Santos, como se va ha demostrar dentro de pocos años. El gobierno Uribe no cambió la constitución. Santos cambió la constitución. Elevó a mandato constitucional un texto tan largo o más largo que la propia constitución vigente.

Ecos: ¿En su concepto fue una equivocación haber blindado en la constitución el Acuerdo firmado?

JFL: No creo que haya un esperpento jurídico peor que el que hizo el señor Santos con los acuerdos de La Habana. Para desmovilizar no 10 mil, vaya usted a contar cuántos son y vaya usted a contar cuántas son las disidencias y lo que están haciendo las disidencias. Con el ELN buena parte de ellos cambiaron su brazalete. Mire lo que está pasando en el Cauca, o usted cree que la minga no tiene involucrados guerrilleros que son los que están asesinando policías y los que están disparando de manera absolutamente aleatoria a todo el que pasa por la panamericana. No hay derecho. Este país debe dejar de estar metido en unas discusiones bizantinas. Aquí hay que cumplir la ley y la ley no se negocia con los criminales

Ecos: Respetable esa opinión, pero los organismos  y la comunidad internacional no ven el tema como usted lo acaba de señalar, es decir, ellos ven la proyección de la paz y que se debe cumplir el Acuerdo.

JFL: Comprados. ¿Han sacado cuentas cuánto le pagó el Estado Colombiano a la ONU para el supuesto acompañamiento? Miles de millones de pesos y ahora se pronuncian y por qué no se pronuncia la Corte Penal Internacional a propósito de lo que ha venido denunciando en estos últimos días los miembros de Rosa Blanca, que buena parte de los niños y niñas fueron violados por integrantes de las Farc. Y se lo han dicho: usted me violó. No he visto un pronunciamiento de la Corte Penal Internacional que ha sido dura en algunos casos precisamente con dictadorzuelos de derecha que obviamente han generado unas situaciones críticas en sus propias sociedades. Espero lo hagan.

Ecos: ¿No cree en los objetivos de la JEP?

JFL: Hay unos magistrados que fueron nombrados, no se olvide cómo fue el proceso de selección y cómo la integraron. Personas entre otras cosas de otros países con claros sesgos de izquierda, unos vinculados a sendero luminoso, otros a los montoneros en Uruguay, otros a la ETA en España , eso no empezó bien y tampoco va bien.

Ecos ¿Por qué no va bien?

JFL: Los contratos que hemos venido conociendo por ejemplo del hijo de Álvaro Leyva o de funcionarios vinculados con la JEP. Eso no va bien. Lo de Bermeo es una vergüenza. La Feria de contratos en la JEP en el poco tiempo que ha actuado y la malversación de recursos públicos, no le auguran un buen propósito. Por eso no creo que las objeciones del Presidente Duque, de seis de los  159 artículos de la ley Estatutaria de la JEP sean realmente el óbice para que estos señores no cumplan la ley, no prevariquen y dejen de estar jugando con los dineros del ciudadano colombiano.

Ecos: ¿No hay duda que el país sigue cada día más polarizado?

JFL: Claro por su puesto. No cabe la menor duda.

Ecos: ¿Cuál es la solución para pasar esa página, qué se debe hacer?

JFL: Cumplir la ley. Tenemos una Constitución y unas instituciones, lo que se debe hacer es fortalecerlas. Lo grave en las democracias y en los estados de derecho es jugar con las instituciones, cuando usted pretende permanentemente cambiar las reglas de juego de ese estado de derecho para satisfacer los intereses de unos criminales. O es que en el caso de las violaciones, ¿acaso hay un derecho revolucionario a la violación de menores?, no creo, eso es para usted, para mí y para cualquier ciudadano,  no importa el sesgo político que tengan. Aquí hay que dejar de estarse arropando con los falsos ideologismos políticos, la ley es la ley, dura es la ley, pero es para todos.

Ecos: ¿Ve cada día más cerca una constituyente, por ejemplo, para solucionar los temas de la justicia?

JFL: Creo que sí. El país cada vez está viéndose abocado a una constituyente así sea reducida a los temas que tiene que ver con el aparato que aplica justicia. Creo que el ciudadano de a pie, el que necesita la justicia para poder dirimir los conflictos familiares o interpersonales, el de la calle, está viendo que la delegación de justicia es plena. Lo del cartel de la toga, es vergonzoso. Hay una frase célebre que dice: “maldita aquella generación que tiene que juzgar a sus propios jueces”, estamos juzgando a  nuestros propios jueces.

Ecos: ¿Esto tendría que ser aprobado por el Congreso, cuál sería la figura jurídica, la herramienta para convocarla?

JFL: Ahí está en la Constitución, por su puesto bien sea a través de un referendo o a través de un acto legislativo, cualquiera que fuere. Creo que la mayor parte de los congresistas tienen conciencia que ellos no tienen capacidad de aprobar una reforma a la justicia que le sirva al ciudadano de a pie y que al mismo tiempo permita otra vez darle la majestad a la justicia.

Ecos: ¿Cree que estamos a punto en un determinado momento llegar a un conflicto institucional por todo esto que está pasando, un choque de trenes?

JFL: No puedo creer que la Corte Constitucional pueda actuar como actúan los individuos: ah, tu obraste en contra mía, ahora yo obro en contra tuya, no. Las instituciones ya sea Presidencia de la República, Congreso o Corte Constitucional o Suprema, tienen que actuar en el marco de lo que la Constitución y las normas le obligan y no en función de sus desamores o de sus inclinaciones políticas. Me parece terrible. Si estamos en eso con más razón se justifica una constituyente que le ponga punto final a tanta alevosía de aquellos que llegan a posiciones importantes en el entramado institucional, no ha cumplir la ley, sino a usarla como instrumento perverso de sus intereses personales o políticos.

Ecos: El Presidente de la República simboliza la Unidad Nacional. El país está polarizado, ¿Cree que el jefe de Estado buscaría una constituyente para despolarizar a los colombianos?

JFL: No creo que esté en el horizonte del gobierno, pero en política 2 más 2 no son cuatro. Hay hechos que eventualmente obligan a una sin salida como eventualmente puede ser esta. Las constituyentes no son buenas, la constituyente implica un escenario donde como el crupier en un casino, recoge las cartas y reparte, y de pronto con una constituyente las cosas pueden quedar peor o mejor. Lo ideal es que aquí en Colombia tomemos conciencia de que las cosas no van por buen camino y tratemos que los funcionarios cumplan la ley y no la interpreten a su acomodo para que el ciudadano del común se sienta seguro en un Estado de derecho. Nadie se siente hoy seguro en el Estado de derecho que tenemos en Colombia y eso tarde que temprano al margen de lo que piense el gobierno de pronto nos precipita a una constituyente como la del 91, con aciertos y desaciertos y vaya usted a saber si lo que hay que hacer es volver a intentarlo para tratar de hacer una cosa bastante mejor que la que tenemos hoy en día.

Ecos: ¿Cree que en las elecciones territoriales de octubre, pueda aparecer otra especie de papeleta para convocarla?

JFL: Lo está proponiendo usted.

Ecos: No, le estoy preguntando.

JFL: Una nueva papeleta para una constituyente, puede terminar prosperando. Mire usted, el plebiscito anticorrupción nadie le daba un peso y obtuvo 11 millones de votos. De llegarse a incluir una papeleta en las elecciones de octubre y vaya usted a saber cuántos votos tendría la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente.

Ecos: ¿Qué le depara a Colombia?

JFL: Los políticos deben tener más rigor, pensar más en el país y menos en sus intereses personales. La política se corrompió, hay que hacerla con tono moral. Antes los partidos políticos eran partidos de opinión, tenían opiniones propias, decían cosas, hoy no. Ahora los partidos políticos administran una clientela. Tal y cómo va el país, no va bien.

Bogotá, D. C, 29 de marzo de 2019.

*Director, fundador www.ecospoliticos.com 

Write comment (0 Comments)
“La inversión en el campo ha sido lo más negativo para el presupuesto del 2020”, Afirmó el congresista cesarense.

“El campo se está quedando corto en el presupuesto del 2020”, Afirmó el congresista cesarense.

Por Luis Fernando García Forero.-El Presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Representantes, Eloy Chichí Quintero Romero es un congresista de la Provincia que representa al departamento del Cesar como militante de Cambio Radical.

Un representante a la Cámara que ha puesto todo su esfuerzo en lograr sacar adelante el Presupuesto General de la Nación para la vigencia del 2020, presidiendo las sesiones que llevaron a las comisiones económicas a aprobar en primer debate dicha iniciativa, que en su concepto, alivia los problemas presupuestales de la nación para salir adelante en el camino del posconflicto, pero no del todo, pues asegura que la pobreza y la falta de más inversión en el campo, son pilares negativos para alcanzar la verdadera reconciliación en Colombia.

Ecos logró contactarlo y accedió a una entrevista, precisamente sobre el Presupuesto General de la Nación.    

Ecos: ¿Cómo va el trámite en el Congreso del Presupuesto General de la Nación para la vigencia del 2020?

ECH: Ya las Comisiones Económicas de Senado y Cámara aprobaron en primer debate la iniciativa incluyendo el monto que asciende a $271.9 billones. Estamos atentos para darle la última discusión y votación en las plenarias de las dos corporaciones, donde quedaron 55 artículos nuevos que están para análisis.

Ecos: ¿Con lo aprobado en primer debate sigue el sector de la educación con la mayor asignación, por cuánto fue?

ECH: Sí, fue la educación con un monto de $43,1 billones, esperamos que eso se mantenga en la discusión y aprobación en la plenarias.

Ecos: Si hacemos memoria, todo indica que incidieron las marchas y protestas de los estudiantes y maestros, pidiendo más presupuesto para ese sector, ¿Lo cree así?  

ECH: Eso tuvo incidencia y es una necesidad sentida no solo por el sector educativo sino por toda la nación, es indudable que la educación es el pilar para el desarrollo de un país.

Ecos: ¿En el sector defensa bajó?

ECH: Quedó en segundo lugar. Los Acuerdos de La Habana han traído resultados porque la salida de las montañas de las FARC trajo tranquilidad en muchas regiones, hay una paz relativa. La paz se firmó y se acabó con un conflicto, pero la paz no termina todavía, son diez años de inversión en el sector rural que es importante para que la verdadera reconciliación en Colombia sea una realidad.

Ecos: ¿Al menos no hay enfrentamientos donde llegaban soldados moribundos a los hospitales?

ECH: Hoy los hospitales de guerra no existen en el país. Un ejemplo, El Militar, que es importantísimo, tiene un desarrollo normal y no están las camas con soldados, sub oficiales y oficiales heridos por causa del conflicto. Esto demuestra los efectos positivos de La Habana.

Ecos: ¿Hay quienes señalan que se le debió dar prioridad al tema de la defensa nacional, qué piensa?

ECH: Soy enemigo de la guerra. No creo que con las armas se vayan a solucionar los problemas del país. Al contrario, un país tan pobre, tan subdesarrollado como el nuestro, requiere de mayor inversión para crecer, para desarrollarse.

Ecos: ¿Es preocupante el tema de la soberanía por lo que ocurre en Venezuela?

ECH: Nos preocupa, como es normal, los problemas que tenemos con Venezuela, desde hace diez años han tratado de crear un ambiente hostil que no es conveniente. Es cierto que han existido tensiones políticas con el hermano país, pero nunca hemos pensado en una confrontación militar, soy de la frontera y no creo que Colombia y Venezuela se enfrenten militarmente.

Ecos: ¿Desde su óptica, cree que el tema social está corto en el Presupuesto General de la Nación?

ECH: En el tema social hay una gran inversión. El Gobierno en el presupuesto invierte en el tema social casi $70 billones. Cifra muy importante en familias en acción, alimentación escolar, adulto mayor, hay muchos subsidios. Lo más grave es que muchos de estos subsidios no llegan a quienes lo necesitan.

Ecos: ¿Se debe hacer una revisión de fondo a ver quiénes son los colados en el SISBEN?

ECH: Se han hecho revisiones y por su puesto han dado unos buenos resultados, pero se debe ahondar en ese asunto para que verdaderamente el SISBEN le sirva a las gentes más vulnerables, más pobres del país.

Ecos: ¿Y el Presupuesto en trámite con relación al campo?

ECH: El campo se está quedando corto en el presupuesto del 2020. Cada vez dentro del presupuesto la inversión se cae. Ejemplo, en el 2020 cayó en más del 10 % a nivel nacional y en el regionalizado. Por supuesto departamentos con vocación agrícola como Córdoba, César, Bolívar Magdalena, entre otros, se les redujo casi un 20, 30 %. Eso va a afectar la economía regional, cuando vemos que se incrementan las importaciones, eso afecta la economía.

Ecos: ¿Sigue empobrecido el sector agropecuario, el campesino colombiano?

ECH: Más que empobrecido, en crisis. No hay nada que hacer, todo lo estamos recibiendo importado. Uno se aterra que en la zona de Perijá en el Cesar, donde se cultivaba mucho plátano y banano, hoy nos lo están trayendo de Ecuador y de otros países. Eso demuestra que el Gobierno no ha invertido en el sector, se adelantó en el proceso de internacionalizar la economía con los Tratados de Libre Comercio.

Ecos: ¿No han servido los TLC respecto al campo?

ECH: Han sido extemporáneos, en ningún momento nosotros estábamos preparados para competir a nivel internacional con los productos agropecuarios.

Ecos: ¿Cree que si no se ajusta el tema del campo en el Presupuesto General de la Nación, no vamos a alcanzar la paz regional?

ECH: No. Vamos a seguir empobrecidos y la pobreza lo que trae es violencia y eso lo vemos, por ejemplo, en los departamentos de la costa, donde se ve una pobreza total, desempleo increíble e inmanejable, por falta de inversión. Hoy la gente, no solamente por los problemas del conflicto, si no por los económicos, se fueron del sector rural, están concentrados en las grandes ciudades, entonces,  se dificulta a los productores conseguir la mano  de obra, y lo peor, esto lo conoce el Gobierno, pero no hay solución.

Ecos: ¿En el presupuesto General de la Nación para el año entrante, tal como va en su trámite, el tema de la paz está al margen?

ECH: Sí preocupa, pero sin embargo es sabido que en el Gobierno hay recursos para implementar los Acuerdos que asciende a $9.8 billones. En la reforma rural integral hay $7.3 billones, para el problema de la droga y el que tiene que ver con el posconflicto asciende a $1.34 billones. Para víctimas hay $650.000 millones y para el fin del conflicto hay $371.900 millones. Son cifras muy importantes que se van a manejar. Esperemos a ver qué pasa.

Ecos: ¿Cree que son suficientes?

ECH: No creo, pero se avanza. La polarización ha traído mucha incertidumbre, y esto, apoyado por los medios de comunicación, que lo digo con todo respeto, le han hecho mucho daño al país.

Ecos: ¿No creen en el proceso de paz?

ECH: Hoy la opinión pública no cree que el proceso de paz salga adelante. Sin embargo,  tenemos que hacer un gran esfuerzo porque si no, va a hacer peor. Si sumamos la migración de venezolanos, el tema del petróleo porque no se define la exploración a través del Fraking, no vamos a tener alternativas. También hay que sumarle los problemas externos: la lucha comercial entre Estados Unidos, China y las potencias del mundo. Entonces no hay duda que se puede venir un caos.

Ecos: ¿Estamos preparados?

ECH: Tenemos que estarlo. Hoy se respira un ambiente de crisis, una incertidumbre que existe en todos los sectores del país, sin embargo uno ve cómo las cifras indican que el crecimiento en el primer semestre fue de un 3 %, algo que no se esperaba y hoy, con base  al presupuesto del 2020, se prevé un crecimiento del 4% en el segundo semestre. Sí esto se mantiene por supuesto nos da mucha tranquilidad.

Ecos: ¿Le sumamos el tema de los precios del petróleo?

ECH: Así es, son temas que preocupan indudablemente. Pero bueno, hemos resistido, este es un país que ha sobrevivido muchas cosas, lo que debemos hacer es recuperar la credibilidad y de una vez por todas acabar con la polarización  que tiene el país.

Ecos: ¿Ese mensaje se lo mandaría al Presidente de la República?

ECH: A los expresidentes, al Presidente, a la clase dirigente de este país. El Presidente Duque tiene las mejores intenciones, tiene la juventud y ganas de trabajar, pero la polarización lo va a llevar a frenar el impulso de la paz, que es lo que requiere Colombia.

Ecos: ¿No cree que el narcotráfico es la sombra de los grandes males del país?

ECH: El narcotráfico por su puesto es una de las causas de los problemas porque el dinero fácil ha corrompido a la sociedad, entonces la clase dirigente está señalada de corrupta, eso, hay que decirlo claramente. A diario no paran los escándalos de corrupción, y lo peor, están metidos los grandes dirigentes más importantes del país, o sus movimientos políticos. Colombia no puede seguir así.

Ecos: ¿Cree que por más recursos que se consigan para los diferentes sectores de la nación, la polarización que vivimos no va a permitir que salgamos adelante?

ECH: Seguimos polarizados, vamos al desastre y se le están abriendo unos espacios a los sectores de izquierda. En las elecciones pasadas creció Fajardo y Petro, Claudia López puntea en las encuestas para la alcaldía de Bogotá. Eso demuestra la inconformidad. En el Congreso es donde uno mide la temperatura, se da uno cuenta que si no superamos la polarización, esos espacios lo van a ocupar los sectores de izquierda porque están diciendo verdades, dando en la llaga, cuando hay una clase política cada vez más desprestigiada. Eso hace mucho daño al futuro del país.

Ecos: ¿Cree que el resultado de las elecciones del 27 de octubre permitirá un acercamiento a la despolarización de Colombia?

ECH: No, todo lo contrario, la clase tradicional va a barrer en todos los departamentos con la misma clase política, los mismos apellidos de hace 100 años y que está incrustada con sus jefes tradicionales. No se ve ningún cambio.

Ecos: ¿No se ha oxigenado la democracia representativa ni participativa?

ECH: Hay que reconocer la presencia en el Congreso de sectores que antes les costaba conseguir una curul. Indudablemente las fuerzas de izquierda crecieron en las elecciones pasadas, pero la polarización nos está matando.

Ecos: ¿Cómo acabar con la polarización en Colombia?

ECH: Un pacto de defensa del Estado para acabar la polarización. Así mismo, combatir la corrupción, una reforma a la justicia severa y no amañada y una reforma política que modernice las instituciones. Todos los colombianos debemos aportar un grano de arena para el cambio, de lo contrario seguiremos igual.         

 

Write comment (0 Comments)
El Presidente de la Comisión de Paz de Senado, Roy Barreras, quien ha sido uno de los congresistas que se la ha jugado por defender el Acuerdo de Paz, no para en lograr desde varias perspectivas, nacionales e internacionales, mecanismos que permitan desenredar aspectos políticos y jurídicos para viabilizar y avanzar en la reconciliación nacional.

Por Luis Fernando García Forero.- El Presidente de la Comisión de Paz de Senado, Roy Barreras, quien ha sido uno de los congresistas que se la ha jugado por defender el Acuerdo de Paz, no para en lograr desde varias perspectivas, nacionales e internacionales, mecanismos que permitan desenredar aspectos políticos y jurídicos para viabilizar y avanzar en la reconciliación nacional.

Luego de presidir una sesión con la presencia de la Presidenta del Instituto de Paz del Congreso de Estados Unidos, Nancy Lindborg, quien estuvo atenta a la posición de cada uno de los integrantes de esa célula legislativa respecto a la paz, el senador Barreras le respondió preguntas a Ecos:

Ecos: ¿Qué balance hace de la sesión donde los senadores pasaron al tablero para fijar cada uno la posición respecto a lo que pasa con la paz de Colombia?

RB: Me parece muy importante porque el Instituto de Paz Norteamericano es una dependencia del Congreso Americano oficial, bipartidista, demócrata y republicana, que ha respaldado y ratificado el Acuerdo de Paz en La Habana, pero algo importante, su interés en seguir acompañando la construcción de la paz en este país.

Ecos: ¿Sigue siendo importante el aporte de la Comunidad internacional a la Paz de Colombia, bajo qué circunstancias las organizaciones internacionales, en este caso, el Instituto de Paz, pueden buscar la viabilidad y el camino de la reconciliación, superando las trabajas jurídicas y políticas que tiene el proceso?

RB: Es que el tema de la paz en Colombia es un asunto de interés continental, ningún país y menos los Estados Unidos podría permitir un conflicto armado y menos un conflicto binacional entre Colombia y Venezuela en este continente americano. De manera que aclimatar la paz es una responsabilidad de todos.

Ecos: Una voz del Instituto de Paz destaca que primero se debe lograr la paz en Colombia, antes de mirar y hablar del tema de Venezuela, ¿qué piensa?

RB: Sí, es cierto, pero es un problema que hay que resolver en paralelo y ambas, en opinión nuestra, a través de la solución dialogada y no de la guerra.

Ecos: ¿Considera que el Presidente Duque ya de una vez por todas debe cumplir el mandato constitucional para lograr la Unidad Nacional, paso fundamental para la paz?

RB: Un buen conductor debe mirar hacia adelante. El Gobierno ha perdido tiempo mirando el retrovisor. Debe mirar el vidrio panorámico y conducir a Colombia hacia la solución de esos problemas que nos quieren regresar al pasado. Ojalá le proponga al Congreso y al país una verdadera agenda   de solución de problemas y no una agenda que incumpla los acuerdos, que hasta ahora es lo que ha primado en el memorándum gubernamental.

Ecos: ¿En el Cauca se ve una llama que quiere encender de nuevo el conflicto, cómo solucionarlo?

RB: El Cauca ha padecido todas las guerras en Colombia y por su puesto solamente cuando el Estado tenga presencia en el territorio con la inversión social suficiente y garantice la vida y la seguridad, pues entonces podremos tener paz en el territorio.

Ecos: ¿Verdaderamente no hay presencia del Estado en el Cauca?

RB: Hay zonas del Cauca, al norte y al sur, que son tierra de nadie, en donde el Estado no hace presencia y los grupos criminales ocuparon el espacio que dejaron las FARC.

Ecos: ¿A eso se le suman estos atentados contra los candidatos al proceso electoral del 27 de octubre?.

RB: Atentados y muertes que no son por ideología. Los grupos criminales  quieren conquistar el poder local contratando sicarios para matar a los contendores y todo eso ocurre cuando no hay control del territorio por parte del Estado.

Ecos: ¿Cree que el narcotráfico definitivamente es el que quiere que se mantenga el conflicto en Colombia?

RB: No, es un tema mucho más complejo que ese. Las guerras civiles del siglo XIX, la lucha por el territorio, la exclusión social, exclusión del pueblo afro, el sometimiento del pueblo indígena, el hecho de que Colombia sea el país más inequitativo de América Latina y las condiciones de pobreza, entre otros, son también elementos muy importantes.

Ecos: ¿No cree que el narcotráfico ha tenido en jaque al Estado colombiano?

RB Sin duda el narcotráfico es una maldición, no es la causa original de todas las violencias. Lo que pasa es que financia a todos los grupos ilegales, ese es apenas uno de los problemas de Colombia.

Ecos: ¿Si ha estado a la altura el Congreso en la búsqueda de la paz?

RB: Aquí hemos estado manteniendo viva la llama de la paz y defendiéndola como prioridad en la agenda de los colombianos.

Write comment (0 Comments)
En medio de los debates de control político, análisis y discusión de los proyectos de ley en las comisiones y plenarias de Senado y cámara, la primera autoridad de la ‘Ciudad Bonita’ no tuvo inconveniente en aceptar un diálogo con www.ecospoliticos.com

Por Luis Fernando García Forero.- Recientemente en el Congreso de la República se ha visto durante varios días la presencia del polémico y controvertido alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández Suárez.

En medio de los debates de control político, análisis y discusión de los proyectos de ley en las comisiones y plenarias de Senado y Cámara, la primera autoridad de la ‘Ciudad Bonita’ no tuvo inconveniente en aceptar un diálogo con www.ecospoliticos.com  

ECOS: ¿Alcalde por qué la visita al Congreso?

RHS: Estoy  averiguando el desglose del Presupuesto General de la Nación para la vigencia del 2020 entonces apelé a mi amigo de hace muchos años, el representante a la Cámara por Santander, Edgar Gómez Román, para que con su equipo de la UTL me dé un apoyo logístico y explicaciones sobre el tema.

ECOS: ¿Se siente frustrado por los recursos en el PGN para Bucaramanga? 

RHS: Recursos nunca alcanzan. Siempre son deficitarios. Hemos hecho al menos un saneamiento en la mentalidad de los bumangueses,  por eso deben votar por las personas que cumplan algunos requisitos de ética. Nuestro Proyecto político se basó en gobernar con lógica, con ética y con estética, eso es lo que hemos venido haciendo desde el día de la posesión, hasta que terminemos, pero seguiremos en ese tema.

ECOS: ¿Reconoce que la polarización que se palpa por su administración es igual a la que se vive en Colombia?

RHS: Siempre que usted rompe un esquema, hay ganadores y perdedores. Hay opiniones diferentes que la tenemos que respetar. Lo importante es que en esos diferentes modos de ver nuestra propuesta, haya un 70 % de opinión favorable, ese 30 % se necesita para tener el 70 %, sino no existiría. Esa es la democracia.

ECOS: ¿Qué dice de aquellas personas que lo controvierten y que según usted están en ese 30 %?

RHS: Que me ataquen, hagan las críticas pero con argumentos de peso. Si estoy equivocado, corregimos, pero que no lo hagan con caprichos. Sigo afianzado que nuestra propuesta de Gobierno está vigente y que nosotros tenemos todos esos códigos de comportamiento que traicionan el interés colectivo en replegada, pero no están muertos.

ECOS: ¿Cree que se ha equivocado en sus formas de actuar como Alcalde de Bucaramanga?

RHS: Dentro del actuar humano siempre hay equivocaciones, eso es normal, lo importante de las equivocaciones es corregir. El que tenga el argumento para el que corrige, tiene que ser un argumento sólido. Vuelvo y repito, si me tiene el argumento, pues corregimos. Corregir cuando el otro tiene la razón. No corregir, cuando el otro tiene la razón, es estúpido, es bruto.

ECOS: ¿Le pide perdón al concejal que recibió un puño de parte del alcalde de Bucaramanga?

RHS: Le pido excusas, simplemente no fue la mejor actuación. Fue prevenidamente contra mí, porque el tema que íbamos a hablar no era ese. Además, llevó luces, cámara y acción. O sea, hizo una planeación de la comunicación donde él pensaba que se iba a beneficiar y lo que pasó fue que fue derrotado.

ECOS: ¿Alcalde cuál es el presente y futuro de Bucaramanga?

RHS: Muy bueno, por primera vez en la historia de Bucaramanga vamos a dejar déficit cero. Soy de la teoría que uno no debe gastar sino lo que tiene en el bolsillo, o un endeudamiento que tenga retorno para poder pagar el pasivo que se genera contra toda la ciudadanía. En el Estado prefiero trabajar con la plata en el bolsillo, lo que alcance y ahí paramos.

ECOS: ¿Cómo está la situación de orden público en Bucaramanga, en pleno proceso electoral?

RHS: Toda la violencia hay que rechazarla de plano, con la violencia no arreglamos absolutamente nada y esto se arregla cuando todos los colombianos tengamos trabajo. Usted y yo tenemos, pero hay 15 millones de colombianos que no ganan prácticamente ni para comer, están expulsados de los circuitos económicos del país. 10 millones están en la línea de pobreza y 5 millones en miseria, eso es una tragedia para Colombia. Por eso tenemos que vincularlos para que ellos tengan plática y consumo, y si hay consumo hay transformación. Si hay transformación hay logística y si hay logística hay nuevamente consumo y empieza el aparato económico a moverse y todo el mundo a generar una prosperidad.

ECOS: ¿Cómo describe esa prosperidad en Colombia?

RHS: La prosperidad es como se mueven los billetes de un bolsillo al otro.

ECOS: ¿Cree en la prosperidad de su proyecto político?

RHS: Hay gente que dice que va a seguir con el apostolado nuestro que es la lógica, la ética y la estética,  que en término más coloquial es: no robar, no mentir, no traicionar, que la gente sabe quiénes son,  entonces que voten en concordancia con eso, con la cabeza, el corazón y no con el intestino.  Los que compran votos para llegar, llegan a robar, póngale la firma.

ECOS: ¿Está repitiendo lo que dijo el magistrado y expresidente de la Corte Constitucional Carlos Gaviria?

RHS: Es cierto, eso sigue vigente.

Write comment (0 Comments)
En medio de la celebración, como todos los colombianos, por el triunfo de Egan Bernal al coronarse campeón del Tour de Francia, el candidato Luis Eladio Pérez, quien fue secuestrado y torturado 7 años por las Farc, sacó tiempo para atender a www.ecospoliticos.com

Por Luis Fernando García Forero.-Las próximas elecciones para quienes aspiran a la Gobernación de Nariño, será la vencida para el candidato liberal Luis Eladio Pérez, quien inició su campaña para lograr ese objetivo.

Se siente feliz por el aval que le dio el Partido Liberal, pero además del apoyo que recibió de las demás fuerzas políticas del departamento.

En medio de la celebración, como todos los colombianos, por el triunfo de Egan Bernal al coronarse campeón del Tour de Francia, el candidato Luis Eladio Pérez, quien fue secuestrado y torturado 7 años por las Farc, sacó tiempo para atender a www.ecospoliticos.com :    

ECOS: No puedo empezar sin preguntarle sobre el triunfo de Egan Bernal en el Tour de Francia. ¿Qué sintió?

LEP: Mucha alegría, le nace a uno todo su fervor patriótico cuando ve a un colombiano triunfar en el mundo. Que sirva para que las políticas de incentivo al deporte sean más efectivas y que por su puesto nos dé muchísimas satisfacciones como las que vivimos este fin de semana.

ECOS: ¿Cómo ve al deporte en el departamento de Nariño?

LEP: La administración actual avanza apoyando el deporte. Los juegos departamentales, la vuelta en bicicleta en Nariño ha descubierto nuevos talentos en esa disciplina. Hemos comprometido esfuerzos para construir un centro de alto rendimiento en la zona de Tumaco para darle una opción a miles de jóvenes, principalmente afrodescendientes, que hoy practican varios deportes en condiciones muy difíciles.   

ECOS: ¿Me imagino que es hincha del Deportivo Pasto?

LEP: Por supuesto, donde diga lo contrario, pierdo la gobernación. (Risas).

ECOS: ¿Nuevamente busca que sus paisanos lo elijan Gobernador de Nariño, por qué?

LEP: Había tomado la decisión de no volver a participar, pero me duele la suerte de Nariño. Requiere de un liderazgo muy particular que permita articular a los políticos, gremios, empresarios. Nuevos liderazgos sociales que han surgido con fuerza en las localidades para hacer un solo as de voluntades y exigirle al Gobierno el pago de esa inmensa deuda social que tiene con nuestra región.

ECOS: ¿Fundamentalmente cuáles son los problemas?

LEP: El atraso en infraestructura, educación, salud, inseguridad, violencia, sistemas básicos de saneamiento que requerimos, son tantos que nos aquejan que sin duda necesitan de una presencia efectiva de las autoridades y del Gobierno para buscar soluciones.

ECOS: ¿El departamento de Nariño también es víctima de las atrocidades contra los líderes sociales?

LEP: Claro, lo lamentamos y nuestro más profundo sentimiento de pesar a los familiares de las víctimas de los líderes sociales que han sido vilmente asesinados por una violencia que no cesa en el país y que naturalmente se ha incrustado en nuestro departamento con mucha fuerza. Son odios y rencores que persisten en la sociedad colombiana.

ECOS: ¿No hemos pasado la página de la violencia en el país?

LEP: Así es. Hay demasiadas víctimas producto de este conflicto de locura que vive Colombia. Son más de 9 millones de víctimas registradas y contadas que inundan el acontecer de las páginas de nuestra historia. Por eso tenemos que hacer un inmenso esfuerzo entre todos los colombianos para reaccionar.

ECOS: ¿Por ejemplo con las marchas?

LEP: Sí, como se reaccionó el pasado viernes, pero con más fuerza. Insistiremos en rechazar todo acto que conlleve riesgos para la vida de los líderes sociales y las comunidades indígenas, de todos los ciudadanos. No más violaciones ni muertes a menores de edad, no más maltrato a las mujeres. Esta es una sociedad de resentimientos y lo único que deja es una estera de dolor. No más, basta ya de tanta violencia. Colombia requiere vivir en paz y así construir un mejor país para nuestros nietos.

ECOS: ¿Cómo voltear esa página de la violencia y quien debe iniciarla?

LEP: El perdón entre víctimas y victimarios. El perdón es la base fundamental para la reconciliación y desarmar los espíritus. Caminar por el sendero de la paz que pareciese todos los días más esquiva. Tenemos que hacer ese inmenso esfuerzo para sanear los espíritus de la sociedad. Es la única forma de voltear esta triste página de la historia de Colombia.

ECOS: ¿Cree que la polarización es el combustible que está prendiendo de nuevo la violencia en Colombia?

LEP: La polarización es el reflejo de los odios y de los rencores que existen en nuestra sociedad. De fondo no hay diferencias ideológicas, sino sentimientos de odio que viven del reflejo de una historia de violencia. El Presidente Santos cuando inició los Acuerdos en La Habana con las Farc, se equivocó al pretender acabar con 50 años de violencia. No es cierto, llevamos más de 200 años matándonos.: Bolivarianos contra santanderistas, militares contra civiles, negros contra blancos, ricos contra pobres, liberales contra conservadores y eso ha generado una historia de cultura violenta que a su vez ha anestesiado a una sociedad que no reacciona. Colombia se volvió impávida frente al dolor, somos indiferentes a los maltratos y asesinatos en todo el territorio patrio. Acabemos ya con esa cultura de violencia, despertemos de esa anestesia para retomar los pasos de la convivencia pacífica y encontrar la paz que tanto necesitamos.

ECOS: ¿Usted fue senador, cree que las bancadas políticas en el Congreso deben dar ejemplo y bajar el tono que es precisamente en el foro de la democracia donde más se refleja la polarización del país?

LEP: Totalmente de acuerdo. Parte de la cultura de violencia es la intimidación y la pasión en el lenguaje. Las expresiones que se presentan por parte de algunos parlamentarios, no contribuyen para nada en el ejercicio para crear una nueva sociedad en el país. No buscamos consensos sino disensos permanentes de odios y rencores, eso es lo que tenemos que superar y el Congreso debe  dar ejemplo, unidos podemos trabajar en la construcción de una mejor sociedad.

ECOS: ¿Quiénes lo acompañan en el objetivo de alcanzar la gobernación de Nariño?

LEP: Me inscribí con el aval del Partido Liberal y me siento muy orgulloso de eso. El Partido hace 25 años no presentaba una candidatura de unidad en Nariño, hoy la tiene, se depuraron rencores, se confundieron en abrazos arropados con la bandera roja. Por su puesto que tenemos muchos otros apoyos empezando por la UP, Colombia Humana, sectores conservadores e independientes, del Partido Político de las Farc que en las últimas horas tomó la determinación de apoyarnos.

ECOS: ¿Aceptó ese apoyo después que lo tuvieron secuestrado 7 años?

LEP: Damos ejemplo que se puede bajo los consensos lograr superar esos odios y rencores y construir una nueva sociedad. Quiero ser el Gobernador de la reconciliación en Nariño como un ejemplo para Colombia.

ECOS: ¿Estuvo encadenado, una tortura muy grande, y ahora lo apoyan?

LEP: Imagínese haber estado encadenado 7 años, el dolor que eso causó; no solamente a la víctima, sino al entorno familiar, a mi esposa, hijos, mis nietos, eso fue terrible. Fue un drama, una tragedia terrible que ojalá no vuelva a pasar. Esta decisión del nuevo grupo político de las Farc de apoyarme, se puede catalogar como un principio rector de un reencuentro para una paz que todos deseamos.

LEP: ¿Hay incumplimiento de los Acuerdos que llevaron al fin del conflicto con las Farc?

LEP: Se deben hacer rectificaciones a los acuerdos para permitir un clima de confianza y avanzar en la reinserción de quienes dejaron las amas. Hay temas que no funcionan: los recursos no llegan con la celeridad, no se han generado industrias y empresas para ayudar a estas personas que están ávidas de trabajar. Nosotros como sociedad debemos ceder, ellos ya cedieron, depusieron sus armas. Hoy en día la sociedad debe salir de sus privilegios y generar un clima de igualdad y oportunidades para todos.

ECOS: ¿Las elecciones territoriales de octubre, son un reto para que masivamente salgan los ciudadanos a las urnas y decirle a los violentos, no más, derrotar con el voto a quienes insisten en la guerra?

LEP: El voto es una forma de expresión a los actos violentos. Cuando un ciudadano deposita el voto a favor de un candidato o expresa a través de las urnas su inconformismo, votando en blanco, está haciendo parte de un sistema que permite avanzar en la consolidación de una democracia que requiere todos los días más sustento y firmeza. La expresión democrática del voto genera confianza en las instituciones.

Ecos: ¿Qué piensa de los que afirman que la gente cada día cree menos en los políticos?

LEP: Por la corrupción, el rompimiento de los principios básicos de la moralidad y de ética son los que no han generado la suficiente confianza. Hoy hay un escenario nuevo, candidatos nuevos, gente buena y sana que tiene los mejores deseos de ser vocero de las necesidades de sus regiones  y localidades. A ellos hay que darles la oportunidad. Insisto, debemos con el voto rechazar la violencia que tanto ha afectado a la sociedad y darle la oportunidad a las nuevas expresiones democráticas de entrar a la vida pública para recobrar la confianza de nuestras instituciones que se tanto se han perdido.

ECOS: ¿Cuál es su principal reto si es elegido Gobernador de Nariño?

LEP: Ejercer el liderazgo que se requiere para recuperar la confianza de los ciudadanos. Tengo la experiencia suficiente, he ejercido todos los cargos que la vida pública le ha podido brindar a un ciudadano: concejal, diputado, representante, senador, gobernador hace 32 años en mi departamento, ejercí como embajador en Paraguay, Perú y Venezuela; tengo experiencia nacional e internacional que me permite ser el líder de esa nueva expresión política que hoy le suena a Nariño.

ECOS: ¿Gobernador duro contra los violentos?

LEP: Seré el gobernador de la reconciliación en Nariño y de ejemplo como laboratorio de paz. Sí es posible avanzar bajo la égida del perdón para la construcción de esa nueva Colombia.

ECOS: ¿Qué le dice al ciudadano de a pie que no cree en los políticos y por qué debe votar por Luis Eladio Pérez para gobernador de Nariño?

LEP: Seré el Gobernador que no va a seguir improvisando. Nariño no puede seguir jugando a la ruleta rusa en cada elección. Hoy en día la valoración y el reconocimiento que tengo lo demuestran las encuestas al posesionarnos en el primer lugar, significa que la gente necesita tener un gobernante que genere confianza y la experiencia para lograr resultados en favor del bienestar de los habitantes de nuestra región.

Write comment (0 Comments)
En estos días, el experto en Smart Cities, Jordi Hereu, visitó Colombia para participar en el 2do Foro rEvolución en la era Digital, Investigación y Desarrollo, que se cumplió en Bogotá. Al evento asistió Ecos, quien tuvo la oportunidad de entrevistarlo:

Por Luis Fernando García Forero.- En este milenio un tema imparable porque avanza a velocidades majestuosas en su desarrollo, es la tecnología. Es una circunstancia que rodea y consume cada instante a cada individuo, pero a la vez lo llena de información en segundos, adecuando el objeto al entendimiento sobre determinado hecho que haya pasado en cualquier parte del mundo. 

Esos fenómenos tecnológicos en la revolución de las comunicaciones, incide no solo en cada individuo como tal, sino que es una herramienta que ya los estudiosos del tema le hacen elogios, al concebirla como un gran instrumento al servicio del desarrollo para mejorar la calidad de vida en las ciudades. 

Barcelona, España, es una de las ciudades forjadoras en la aplicación de la tecnología digital al servicio del desarrollo de las grandes urbes y los municipios. El exalcalde de esa ciudad de la madre patria, Jordi Hereu, que la gobernó y administró entre el 2006 y 2011,  no ha dejado de recorrer el mundo destacando la importancia de la tecnología para mejorar la calidad de vida de los habitantes de las ciudades. 

En estos días, el experto en Smart Cities, Jordi Hereu, visitó Colombia para participar en el 2do Foro rEvolución en la era Digital, Investigación y Desarrollo, que se cumplió en Bogotá. Al evento asistió Ecos, quien tuvo la oportunidad de entrevistarlo:  

ECOS: ¿Existe verdaderamente las Smart City o Ciudades Inteligentes, o solo está en la teoría, en los conceptos?

JH: Smart City, ciudad inteligente, es un concepto que nació hace ya más de 10 años y que ha venido evolucionando. Empezamos a ver ya en muchas ciudades elementos reales y concretos, pero parciales, de lo que sería un diseño ciudad  Smart City. El concepto de Smart City ya forma parte de un mínimo consenso. 

ECOS: ¿Podríamos establecer que es un proyecto colectivo de ciudad?

JH: Es claro que la combinación de proyecto colectivo de ciudad y que sabe pedirle a la tecnología cuáles son sus necesidades y a darles solución, ambas cosas, la que expresa la inteligencia colectiva de la sociedad y el otro, es la capacidad de responder de la tecnología. Entonces concluimos que la suma de las dos es una ciudad inteligente. Una ciudad donde solo haya capacidad de definir necesidades sin implementación de tecnologías y soluciones de tecnologías, no es Smart City. 

ECOS: ¿Son directamente proporcionales ciudadanos y tecnologías al desarrollo de las ciudades?

JH: Si alguien piensa que una ciudad avanza solo con tecnología, con sensores, con mecanismos tecnológicos, sin la inteligencia colectiva, de construir un proyecto conjunto, no es una Smart City. 

ECOS: ¿Así lo empezó a aplicar en Barcelona?

JH: Si quieren un ejemplo de Barcelona siempre digo que lo más Smart City de Barcelona es el ensanche, creado en 1850. Es decir, la estructura de un urbanismo racional, igualitario y moderno, que supo ver la movilidad hacía el futuro, mucho antes que existiese el coche. Por tanto la estructura física de una ciudad para mi es lo más Smart en el caso de Barcelona. 

ECOS: ¿Para lograrlo se deben incluir todos los sectores: el ciudadano, la administración de la ciudad, los empresarios?

JH: Una dimensión bien importante de Smart Cities es que un nuevo gran sector, el  económico, es decir, hablo de Barcelona, ciudad industrial, se vinculó. Salió bastante bien de la primera y la segunda revolución industrial. Hace 25 años pensamos nosotros como ciudad, por eso nos podemos adaptar a la tercera, cuarta revolución industrial. La respuesta nos la están dando las nuevas generaciones de gente de Barcelona y de mucha gente en el mundo que vienen a generar la nueva economía desde una ciudad. Esa misma ambición es la que debe tener Bogotá, 

Ecos: ¿Cómo debe ser un buen proyecto de ciudad?

JH: Es ciudad con convivencia, con calidad de vida, que respete el medio ambiente. Es la mejor manera de llevar adelante una nueva economía en una ciudad, porque la nueva economía pide ciudad. La industria pedía polígono industrial, pero la nueva economía basada en el conocimiento, en el talento, la diversidad, pide la mezcla de mucha gente interactuando. 

ECOS: ¿Innovando?

JH: El entorno de la mezcla de mucha gente puede ser la base para innovar. Eso es lo que estamos viviendo, no tomen solo la Smart Cities como aquello que tenemos para proveer servicios públicos y mejorar la calidad de vida. No solo son elementos para mejorar las condiciones, sino que además la dimensión de la nueva economía urbana está ligada a la transformación digital. Y esto provee de los puestos de trabajo, del presente y del futuro. 

ECOS: ¿Qué óptica tiene sobre este tema en las ciudades de Colombia?

JH: Creo que es una gran oportunidad que no deben desaprovechar. La transición digital aporta más medios para poder hacer muchas cosas, pero precisa una fundamental: los ciudadanos deben tener claro los objetivos que tienen para su cuidad y esto solo se hace pensando colectivamente, en mirar cómo debe ser el  futuro de nuestras ciudades. Elaborando un proyecto, un plan basado en el consenso que nos permita trabajar más allá de mandatos electorales, es decir, una visión compartida de medio y largo plazo de las ciudades. Creo que esta es la mejor base para que después la tecnología digital nos permita avanzar en el desarrollo económico, en el respeto medio ambiental, en la cohesión social, y por tanto, avanzar como ciudad para que sea más cohesionada y prospera. 

ECOS: ¿Estamos muy quedados en Colombia en este aspecto?

JH: No, creo que en Colombia ha habido una evolución positiva porque veníamos primero de grandes problemas nacionales y de convivencia. La gran fuerza que tienen las ciudades de Colombia es la sociedad civil porque quiere participar y hacerse protagonista de su ciudad. Si a esto le añadimos cada vez una política institucional, de más calidad, la suma de ambas cosas, la fuerza de la sociedad y una mejor institucionalidad, es lo que nos puede permitir que se avance más. Es evidente que en todo hay mucho tramo para avanzar, pero creo que se ha hecho un esfuerzo. 

ECOS: ¿En el caso de Bogotá como estamos?

JH: Creo que la condición de la transformación digital en las ciudades es que aporte a mejorar la calidad de vida, si se deteriora más calidad de vida, no vale la pena. Estoy seguro que la transformación digital puede aportar grandes cosas a la capital de Colombia. Veo que las está empezando a aportar y si hace un esfuerzo de política pública, al lado del dinamismo de la propia sociedad, estoy seguro que Bogotá tiene muchos elementos para ser una de las mejores Smart Cities del continente, sin ninguna duda. 

ECOS: ¿La revolución digital y la urbanística deben ir directamente relacionadas en los proyectos de las administraciones?

JH: Si, tienen que planificar, impulsar, ayudar y generar el campo de juego donde después la sociedad ponga la innovación, los riesgos, es decir,  creo que una Smart City se basa en la colaboración entre lo público y lo privado. Personalmente no creo en las Smart Cities que todo sale de la administración y tampoco creo en las Smart Cities en donde la administración no tiene ningún papel. Creo en la colaboración público privada. 

ECOS: Se aproxima un proyecto electoral en Colombia ¿qué debe tener en cuenta el próximo alcalde para avanzar en esos aspectos y administrar la Capital de la República de Colombia?

JH: Bogotá históricamente precisa de grande acuerdos, entre los propios ciudadanos, pero también de un gran acuerdo de Estado para Colombia. Cuando  hablamos de la movilidad de Bogotá nos referimos a décadas sin un transporte masivo público colectivo. La verdad, no ha habido ese gran pacto de acuerdo y es absolutamente indispensable que lo haya. 

ECOS: ¿Para lograr, por ejemplo, el metro de la capital?

JH: Creo que es un gran objetivo. Es decir, una metrópolis de más de 8 millones de ciudadanos no se puede entender en el futuro sin grandes proyectos de infraestructura de transporte público colectivo, que tenga una gran capacidad para mover gente, esto, le diría, es física pura. 

ECOS: ¿Si el proyecto no es en consenso no hay nada que hacer, no se avanza?

JH: Una ciudad inteligente es un proyecto de ciudad, no es un proyecto de un equipo de Gobierno o solo un plan institucional. De manera que en una Smart City evidentemente hay una parte que es política pública, política pública que intenta optimizar, generar políticas de transformación para conseguir sostenibilidad, mayor equidad ciertos valores. Esta política pública se debe planificar, diseñar y después ejecutar con una participación pública y privada, también con la implicación empresarial. 

ECOS: ¿Simple y llanamente un Smart City es mucho más que una política pública?

JH: Es una cultura social en toda la ciudad, donde la gente innova, utiliza la ciudad para intentar generar nuevas soluciones innovadoras, que a veces vienen desde la institución y otras desde la sociedad. De manera que un Smart City es un proyecto estratégico de ciudad que efectivamente tiene que desarrollarse más allá de la alternancia de los mandatos políticos. En Barcelona hemos vivido alternancias políticas pero el concepto en Smart City se sigue desarrollando porque no es el capricho de un político, es el proyecto integral de toda una ciudad. 

ECOS: ¿Qué hacer en Bogotá con respecto al proyecto Metro, donde no hay una continuidad con los alcaldes que llegan?

JH: Un metro cuesta años construirlo, por tanto los proyectos de infraestructura, de transporte colectivo, en cualquier ciudad del mundo, son proyectos de ciudad y de país. Es decir, evidentemente necesitan un acuerdo de ciudad, acuerdo nacional. Quien empieza una obra para desarrollar un Metro, no será el que inaugure el Metro. De manera que tanto en Smart City, como en un Metro, como en cualquier otro elemento interesante de una ciudad, la idea de visión, proyecto compartido a medio y largo plazo, es la solución, es el método.

 

Write comment (0 Comments)
A escasos días de la terminación de las sesiones del Congreso, logramos entrevistar al vocero del Centro Democrático en la Cámara de Representantes, Christian Garcés, quien se refirió a la labor de la bancada en este periodo de sesiones ordinarias y los retos de su partido en el Gobierno del presidente Iván Duque, entre otros temas.

A escasos días de la terminación de las sesiones del Congreso, logramos entrevistar al vocero del Centro Democrático en la Cámara de Representantes, Christian Garcés, quien se refirió a la labor de la bancada en este periodo de sesiones ordinarias y los retos de su partido en el Gobierno del presidente Iván Duque, entre otros temas.  

ECOS: ¿Qué balance deja como vocero del Centro Democrático en el trabajo legislativo y de control político de la corporación?

CG: Un balance con asuntos muy positivos y algunas frustraciones. Lo positivo, concertar una ley de financiamiento que recaudó la mitad de los recursos esperados sin golpear el bolsillo de los colombianos. Bajarle la carga a las empresas para que Colombia sea más competitiva y se genere empleo. Darle tranquilidad a las calificadoras de riesgo y a nuestra economía al recaudar más de $7 billones para organizar las finanzas públicas. La aprobación del proyecto de las TIC para modernizar las telecomunicaciones y mejorar el acceso digital de los ciudadanos para el presente y futuro de nuestro país, entre otros proyectos de ley.

ECOS: ¿Qué destaca del Plan Nacional de Desarrollo?

CG: Que fue concertado con todas las bancadas que están independientes y los que hacen parte del Gobierno, pero es importante registrar que se recibieron insumos de la oposición y que fueron incluidos en el PND.

ECOS: ¿Y en el campo del control político?

CG: Dos mociones de censura que se archivaron, una contra el Ministro Carrasquilla y otra contra el Ministro de Defensa, donde el Congreso consideró que no hubo motivos para sancionar de esa manera al Gobierno Nacional. La oposición se quedó sola con esas equivocadas intenciones.

ECOS: ¿Cuáles fueron las frustraciones?

CG: La reforma a la justicia. El Gobierno va a intentar de nuevo en el próximo periodo, el país exige una transformación de la justicia en Colombia. Tenemos que acabar con la impunidad en Colombia. El otro tema, la reforma política. Nosotros desde el Centro Democrático creemos que se debe transformar a los partidos, acercarnos a lo programático e ideológico, a la comunidad, para eso, las listas cerradas es la figura más importante. Lamentablemente esas dos iniciativas se hundieron.

ECOS: ¿El rechazo a las objeciones a la ley estatuaria de la JEP fue un golpe duro para el Gobierno y el Centro Democrático?

CG: Lamentamos que las objeciones por lo menos las relacionadas con temas del narcotráfico no hayan sido aceptadas por el Congreso.

ECOS: ¿Insistir en cambiar los puntos del Acuerdo de Paz con las Farc sigue en la agenda del Centro Democrático?

CG: Debemos revisar los puntos del acuerdo porque el Centro Democrático, insistimos, no estanos en contra de la paz, se les debe dar las garantías a los que se desmovilizaron, a que busquemos llegar al sector agrícola con inversiones y oportunidades para que coca sea sustituida por proyectos competitivos. Pero eso sí, estamos preocupados por la impunidad que se pueda generar en nuestro país. El partido considera que la JEP no se debió haber creado sino haber fortalecido la justicia ordinaria y haber tramitado todo por el sistema judicial. Es allí donde hemos encontrado las diferencias y espero que sobre el tema nos podamos poner de acuerdo en el Congreso.

ECOS: ¿No hay paso atrás, el Centro Democrático presentará la propuesta para acabar con la JEP?

CG: Estamos a punto de salir con una propuesta que tiene diferentes acciones de las cuales vamos a buscar cambiar temas de justicia. Dentro de la JEP seguimos insistiendo en que los militares no deben ser juzgados en ese tribunal. Estamos proponiendo que se cree una sala Especial. Hay una alternativa que ha salido y es que se aumenten los magistrados para que sean expertos en procedimientos militares, en Derecho Internacional Humanitario, en situaciones de guerra, de conflicto internacional, para que los policías y soldados sean juzgados por personas verdaderamente con suficientes conocimientos en esas materias y que los juzguen en la verdad y en justicia. Esa es nuestra preocupación.

ECOS: ¿Qué piensa de los críticos que señalan que el Centro Democrático quiere seguir atravesándose a la implementación de la paz?

CG: Está demostrado que la mayoría de las situaciones que advertíamos, teníamos razón. No nos oponemos a la paz, sino a que haya narcotráfico, que se haya permitido que el que quiera revelarse contra el Estado, el subversivo, pueda secuestrar, extorsionar y traficar con drogas para financiar sus actividades. Esas son nuestras molestias. Decían que ninguna persona del proceso de paz, guerrillero, iba a llegar al congreso sin antes responder a la justicia y tenemos el caso de Santrich, que no solamente no pasó por la justicia sino que hay pruebas contundentes de que siguió delinquiendo en narcotráfico después de los acuerdos y acá lo tenemos sentado en el congreso. El Centro Democrático  se opone a que quebremos nuestros principios, nuestros valores, que haya impunidad. Aceptamos a que haya una justicia transicional, pero donde las personas respondan a las víctimas por los actos atroces que cometieron, especialmente los que se refieren a delitos de lesa humanidad.

ECOS: ¿Aceptan los Acuerdos para las mesas directivas del Congreso, sobre el tema que decidieron en la última junta parlamentaria del Centro Democrático?

CG: Sí, ya elegimos al representante Oscar Villamizar para presentarlo a los otros partidos como candidato a la Vicepresidencia Primera en la Cámara de Representantes para la plenaria y también elegimos a nuestro vocero, el Representante Gabriel Vallejo, para el próximo periodo. También  elegimos nuestros 3 Representantes en la Directiva Nacional del Centro Democrático, ya nos estamos organizando porque no hay tiempo que perder, hay que aprovechar al máximo el próximo periodo.

ECOS: ¿Cómo ve las relaciones del Presidente Duque con el Congreso?

CG: Buenas, respetuosas dentro de la independencia de las ramas del poder público. Respaldamos al Presidente Duque para que los congresistas no manipulen la contratación. Eso es acabar en definitiva con la mermelada. Esperamos que el Congreso logre unas buenas relaciones con el jefe de Estado.

ECOS: ¿El tema de la constituyente, ese fantasma que ronda por algunos sectores del Centro Democrático, cree que cada día se fortalece?  

CG: Lo único que se está analizando es una Asamblea Constituyente para el tema de la justicia, solo para eso de manera específica. No hay todavía consenso en el Congreso de que ese sea el camino; y recordemos que se tendría que presentar un proyecto de ley que haría trámite en el Congreso para poder aprobarse la convocatoria.

ECOS: ¿Qué esperanza le da usted a todos los electores del Centro Democrático sobre el presente y futuro de Colombia?

CG: El Centro Democrático está en todas las discusiones Nacionales, estamos impulsando proyectos de ley, generando mesas de trabajo con el gobierno de manera permanente para aprovechar al máximo nuestro Gobierno Nacional y nuestro Congreso. No es fácil cambiar la Constitución, echar para atrás muchos atropellos que se cometieron con el pueblo colombiano con lo de los acuerdos de La Habana, pero estamos buscando sacar adelante las soluciones a las preocupaciones de la gente.

Bogotá, D. C, 18 de junio de 2019

Por Luis Fernando García Forero

Write comment (0 Comments)
Desde que se posesionó como representante a la Cámara, Juanita Goebertus, no ha dejado de seguir insistiendo en la necesidad que el Congreso implemente los acuerdos que llevaron al fin del conflicto con las Farc.

Por Luis Fernando García Forero.- Desde que se posesionó como representante a la Cámara, Juanita Goebertus, no ha dejado de seguir insistiendo en la necesidad que el Congreso implemente los acuerdos que llevaron al fin del conflicto con las Farc.

Su experiencia como asesora del Gobierno en la negociación en La Habana, fue fundamental para el trabajo legislativo con miras a seguir instaurando las herramientas jurídicas que permitan la reconciliación nacional, empezando por favorecer a las víctimas.

Sobre la coyuntura política en Colombia, principalmente con los temas de la paz, concedió darle una entrevista a www.ecospoliticos.com :

Ecos: ¿Desde cuándo se dio cuenta que nació para hacer política?

JG: Inicié como candidata en noviembre del 2017 cuando Angélica Lozano y Claudia López me propusieron que me lanzara a la Cámara de Representantes. Contaba con una experiencia técnica, como asesora del Gobierno Santos en temas de justicia transicional en el proceso de paz entre el gobierno y la guerrilla de las Farc, en La Habana. Antes estaba en temas de seguridad, Derechos Humanos en la oficina del Alto Oficial de Seguridad Nacional en el Ministerio de Defensa.

Ecos: ¿Pero siempre ha estado en lo público?

JG: Siempre me ha gustado lo público, estoy convencida que desde la administración pública podemos ayudar a transformarla, eso tiene un potencial inmenso para el bienestar de los colombianos. No había dado el paso a la política electoral, creo que la vida le va abriendo a uno caminos, y ante la propuesta de Claudia López y Angélica Lozano, me pareció que no podía renunciar al aporte del desarrollo de las instituciones desde la Cámara de Representantes.

Ecos: ¿Cree que como asesora del Gobierno en la negociación de paz, también estaba haciendo política, pues a través de la política, se llegó al fin del conflicto con esa organización guerrillera?

JG: Estoy de acuerdo. Hay política con P mayúscula. La idea de hacer política pública, diseñar normas, instituciones y visión de país, de alguna manera es hacer política. Ahí he estado hace muchos años.

Ecos: ¿Entonces cuál es la política con p minúscula?

JG: En Colombia hablamos de política con p minúscula cuando nos referimos a lo electoral, de la cual la mayoría de ciudadanos desconfían. Estoy convencida que si más ciudadanos participan de la política, ayudamos a transformarla, porque al final el Estado somos también los ciudadanos y si más gente participa, más gente podrá transformar las instituciones para el desarrollo de la democracia.

Ecos: ¿Cuál le atrae más: la política electoral o aquella que se practica por nombramiento?

JG: Me gusta en el día a día la política con P mayúscula, en el diseño de política pública, pero a lo que me dedico y trato de batallar todos los días desde el Congreso, es poder hacer buena política, de calidad, con P mayúscula en lo electoral. Eso lo estoy tratando de combinar.

Ecos: ¿Me llama la atención el por qué ese mensaje a la entrada de su oficina y en la de su equipo de trabajo en la Cámara: ¡Sigan! Este es un espacio abierto para transformar LA POLITICA DESDE ADENTRO?

JG: Somos expertos en quejarnos, decimos políticos corruptos, todos son iguales, no van a trabajar, no hacen la tarea, son poco transparentes, eso no es gratis. Mucho de eso, ha sido cierto. Los ciudadanos no estamos ahí siendo injustos. Es cierto que ha sido así, pero quedarnos desde afuera criticando es muy cómodo porque hace que las instituciones nunca cambien. La idea es metámonos, remanguémonos, entendamos que es un  mundo difícil, pero apostémosle a que si los ciudadanos nos metemos a la política, ayudamos a transformarla.

Ecos: ¿Cómo lo hace en la práctica como legisladora?

JG: Tenemos un hashtag por la transparencia. Publico mi agenda todos los días, todo el tiempo contamos a la ciudadanía qué hacemos. Tengo un registro de votación donde todos nuestros votos, en cada escenario, son públicos y los explico. Recientemente debatíamos en internet el tema de los altos costos bancarios. Economistas de un lado y del otro que votaron por mí, unos dándome palo, otros defendiéndome, pero sobre la base de un debate, de liberación, de ideas, no de la política de la marrulla, de cuál es el interés, el negociado que está detrás, sino, el de la política de las ideas, de cuáles son las mejores políticas públicas para el bienestar de la mayor cantidad de ciudadanos.

Ecos: ¿Se considera una incesante ciudadana en la búsqueda de la  reconciliación y la paz en Colombia?

JG: Así es.

Ecos: ¿Se puso la camiseta por lograr la firma del acuerdo del fin del conflicto con las Farc, ahora en la implementación, cómo se siente?

JG: Es la motivación por el contenido que me tiene acá. Transformar la política es un escenario muy importante, uno viene  a transformarla política para algo, estoy convencida que el fin de la guerra después de cincuenta años de matarnos, es una oportunidad inmensa para transformar todos esos territorios que han estado más afectados. Regiones y localidades donde no hay vías terciarias para sacar los productos de los campesinos, no hay electricidad, no hay acueductos y que están esperando que ese fin de la guerra, verdaderamente se traduzca en oportunidades.

Ecos: ¿La polarización no lo está permitiendo?

JG: Para apostarle a esa implementación del acuerdo de paz se necesita que todos lo apoyemos. Se necesita colaboración desde la política pública, pero además que los políticos y que la política electoral, se vuelque  sobre la paz, que sea una prioridad. Por eso me metí a esto.

Ecos: ¿Cree usted que salen avante la implementación de los acuerdos?

JG: Soy una convencida que sí. Enfrenta muchos retos, 2017 nos demostró que la paz tenía muchos dividendos: la tasa más baja de homicidios de los últimos 30 años, la más baja en desplazamientos, de victimizaciones. Logramos los hechos más poquitos de accidentes con minas y sin embargo 2018 nos mostró la enorme fragilidad de la paz, subimos un punto porcentual los homicidios otra vez, empezamos a ver que hay bandas criminales, disidentes de las Farc, empezaron a subir los desplazamientos otra vez, empezaron  a subir los accidentes con minas.

Ecos: ¿Un ejemplo claro que nuestra búsqueda de la paz es frágil?

JG: Tiene un potencial inmenso, pero, si no llegamos a los territorios con administración de justicia, desarrollo rural, con participación ciudadana, se nos puede quemar el pan en la puerta del horno.

Ecos: ¿Convencida que la paz comienza en las regiones y localidades de Colombia?

JG: Soy una convencida que si todos los ciudadanos participamos, nos ponemos la camiseta, no la llamemos del acuerdo de paz, ni la del sí y los del no, llamémosla transformar esos territorios más afectados por la guerra, estamos seguros, que sacamos adelante esta paz. Es la manera más expedita para que el acuerdo salga avante.

Ecos: ¿Es más difícil implementar el acuerdo, que haber logrado la firma del fin de conflicto?

JG: Siempre dijimos durante el proceso que lo fácil era firmar el acuerdo. En ese momento nos parecía un absurdo después de horas y horas de trabajo, negociar con quienes fueron nuestros enemigos por muchísimos años. Venía de trabajar en el Ministerio de Defensa, conocí de primera mano las atrocidades de las Farc en la guerra y tratar de negociar con ellos, cómo ponerle fin a esa guerra no era fácil pero  siempre Sergio Jaramillo, Alto Comisionado para la Paz durante el proceso nos decía: “esto es lo fácil, lo difícil son los 10-15 años que se nos vienen”, creo que tenía mucha razón.

Ecos: ¿Muy acertada la decisión de la Cámara al rechazar las objeciones del presidente Duque a la ley estatutaria de la JEP?

JG: Creo que fue un escenario muy importante donde partidos de oposición e independientes nos unimos para trabajar entendiendo que tenemos diferencias en muchos temas, pero que conjuntamente podíamos construir una ponencia para rechazar las objeciones a la ley de la JEP. Cambio Radical con más énfasis en la separación de poderes, Colombia Humana con más énfasis en la discusión de la lucha contra la pobreza rural, el partido Liberal con más énfasis en la importancia de  satisfacer los derechos de las víctimas, el partido de la U con más énfasis en la defensa del acuerdo de paz.  En mi opinión, destaco la importancia de garantizar condiciones de incertidumbre para excombatientes, para militares que se sometieron a la JEP y para las víctimas. Todos esos argumentos nos permitieron conjuntamente decir: acá hay muchas diferencias, pero por esto, nos unimos.

Ecos: ¿Cree en la terquedad, como la denominan ciertos sectores, del Gobierno en este aspecto?

JG: No entiendo al Gobierno y al Centro Democrático frente a este tema. Luego de la votación en el senado, es evidente que terminan derrotados, en un escenario, en el que además, leen muy mal al ciudadano. Si bien les funcionó en la campaña para el Plebiscito y para la presidencia, el argumento en contra del acuerdo de paz y en contra de los excombatientes de las Farc, ya el ciudadano se cansó de eso. Los ciudadanos quieren hablar qué va a pasar con sus pensiones, la lucha contra la corrupción, la salud, la política de generación de empleo, de eso quieren expresarse, por eso esperan que hablemos en el Congreso sobre esos temas, entre otros. Se equivoca el presidente del Centro Democrático devolviéndonos a esta conversación del 2016 que ya deberíamos superar. Debemos dedicarnos a transformar, insisto, los territorios más afectados por la guerra.

Ecos: ¿Cree que hay paz sin hacer una reforma a la justicia?

JG: Tenemos que entender distintas concepciones de paz. Hay un elemento esencial que era dejar de matarnos, terminar el conflicto armado, lograr la dejación de las armas, 13 mil excombatientes que se desmovilizaron y la entrega de más de 9000 armas que fueron extraídas por Naciones Unidas en contenedores. Hay un siguiente elemento el implementar los elementos del acuerdo que eran las condiciones que permitieron que el conflicto se perpetuara. Entonces, lograr el desarrollo rural, la participación ciudadana, una lucha efectiva contra las drogas y  solucionar ese problema, satisfacer los derechos de las víctimas, son esenciales para la construcción de la paz. La reforma a la justica es muy importante pero reformas a la justicia hay aquí y en cualquier lugar del mundo, y en esos otros lugares del mundo no están enfrentados a una guerra de más de 50 años.

Ecos: ¿Cree que el Congreso es capaz de hacerla?

JG: Sí. Hay que discutirla, hacerlo de una manera concertada, trabajar con las altas cortes, sobre todo preocuparnos y concentrarnos en la justicia del ciudadano, en la administración de justicia local y rural, allí en esos territorios que no tienen fiscales, que no tienen jueces, que no tienen investigadores de policía judicial.

Ecos: ¿Qué le espera al gobierno del Presidente Iván Duque en estos tres años cuando le acaban de aprobar el PND?

JG: Espero que el presidente Duque repiense su rumbo y se preocupe por su legado. Veo un Plan Nacional de Desarrollo contrario a lo que debería ser. Debió ser un PND con visión de país para los cuatro años, es más una colcha de retazos que no plantea realmente qué es lo que vamos a hacer. Ojalá Duque se preocupe  más por su legado, que por las elecciones de octubre.

Ecos: ¿A propósito del proceso electoral de octubre, será verde ese resultado?

JG: Risas…Espero que sí. Tenemos un partido que ha venido creciendo, que ha demostrado que está comprometido en la lucha contra la corrupción, en su compromiso con la paz, con visión de desarrollo sostenible, que le apuesta a la protección de nuestra biodiversidad, al crecimiento económico con base en la productividad, en el emprendimiento,  pero sobre la base de que esos recursos deben estar al servicio contra la pobreza y la desigualdad. Eso representamos, creo que cada vez más ciudadanos están viendo en nosotros, una alternativa.

 

para ver la entrevista en video

 

https://youtu.be/WbuGT1IbyQQ

Write comment (0 Comments)
El ex ministro de agricultura y Presidente del Partido de la U, Aurelio Iragorri Valencia, se mostró preocupado por los sectores de la sociedad colombiana que quieren seguirle poniendo talanquera a la implementación del proceso de paz, por considerar que las regiones y las localidades del territorio nacional, son las que más seguirán sufriendo si se vuelve al conflicto armado.

Por Luis Fernando García Forero. El ex ministro de agricultura y Presidente del Partido de la U, Aurelio Iragorri Valencia, se mostró preocupado por los sectores de la sociedad colombiana que quieren seguirle poniendo talanquera a la implementación del proceso de paz, por considerar que las regiones y las localidades del territorio nacional, son las que más seguirán sufriendo si se vuelve al conflicto armado.

En diálogo con Ecos Políticos Iragorri Valencia destacó la forma como la Cámara de Representantes negó las objeciones a la ley estatutaria de la JEP y se refirió a lo que puede pasar en el Senado de la República:      

Ecos: ¿Considera que el Senado de la República ratifica la decisión de la Cámara de negar las objeciones a la ley estatutaria de la JEP?

AIV: Cuando a uno le sirven el desayuno sabe cómo va a ser el almuerzo. El mensaje contundente y categórico de la Cámara ratifica la disciplina  de todos los parlamentarios respetando la decisión de bancadas. Entonces lo que va pasar en Senado es que se va a repetir el resultado de la Cámara.

Ecos: ¿Un triunfo de la independencia de poderes?

AIV: Sí, pero además de eso es un triunfo para todos los colombianos, un triunfo de la independencia de los poderes, un triunfo de la estabilidad de la rama judicial y un triunfo para quienes hemos vivido en zonas de conflicto porque nos tocó vivir esa guerra. Sabemos y somos conscientes lo que significa haber desarmado a 10 mil hombres que desangraron el país durante cincuenta años.

Ecos: ¿Cree en la disciplina de los senadores de la U para esa votación en Senado?

AIV: Igual que creía en la disciplina de los miembros de la Cámara de Representantes que son 27, así va a ser en el Senado de la República.

Ecos: El excandidato presidencial Humberto de la Calle le ha dicho al Presidente que retire las objeciones, ¿piensa lo mismo?

AI: Una opinión respetuosa. Le dije al Presidente de la República en comunicación antes que enviara las objeciones que no lo hiciera y lamentablemente fue oídos sordos. Ahí está el resultado, lo están derrotando en el Congreso. Ojalá le haga caso a Humberto De la Calle.

Ecos: ¿La U ya hizo acuerdos con el Partido Liberal y Cambio Radical. Esta fuerza representativa en el Congreso se va a mantener en qué aspectos?

AIV: Es un tema embrionario que nace con un acuerdo entre los parlamentarios para buscar la forma de impulsar en el Congreso una agenda que le sirva a la gente, resuelva los problemas cotidianos de los ciudadanos y no seguir con una agenda gubernamental demasiado improvisada, mal conectada con el Senado y la Cámara. Esa unión de fuerzas nace primero como un gran acuerdo entre varios parlamentarios, ojalá permita que esa agenda llegue y se desarrolle en temas trascendentales para la gente, no seguir discutiendo aspectos que ya sentíamos que estaban resueltos.

Ecos: ¿Cuál sería el mejor acuerdo para voltear la página de este tema del proceso de paz que tiene a Colombia completamente polarizada?

AIV: Que no haya engaños, mentiras, que se acepte un proceso de paz que fue fundamental para parar el desangre del país. No es perfecto, pero le parece poco haber desarmado por la vía del diálogo a 10 mil hombres que durante más de 50 años nos estábamos dando bala, entre los mismos colombianos. Que nos dejen implementar el acuerdo.

Ecos: ¿Qué permitan que la JEP realice su trabajo?

AIV: Sí, que se implemente esa paz para el bien de todos los Colombianos. Que no sigan diciendo que es un tema de impunidad y que todo el mundo se va a ir para la casa feliz. No, eso no es, ni será así, estamos propugnando por la verdad, la justicia y la reparación a las víctimas con los bienes de las Farc y la no repetición.

Ecos: ¿Sin una verdadera reforma estructural a la justicia cree que logramos la paz, la convivencia ciudadana?

AIV: Hay un escenario legislativo sobre el tema y es la reforma que presentó Cambio Radical. Estamos de acuerdo porque contiene elementos fundamentales que permite a los habitantes de la calle, a las gentes comunes y corrientes, tener una justicia más ágil, rápida y más eficiente. Dejemos que se abra ese debate al interior de las cámaras y salga una nueva y buena iniciativa para bien de Colombia.

Ecos: El Congreso no ha podido hacer esa reforma, ¿Cómo hacerla?

AIV: En este momento necesitamos fortalecer las instituciones, incorporar  a las instituciones a quienes estaban por fuera de ellas. El proyecto de Cambio Radical abre la discusión con nuevos protagonistas.

Ecos: ¿Cree como lo han dicho algunos voceros de la sociedad, se debe hacer esa reforma con una constituyente?

AIV: No estoy de acuerdo con las constituyentes porque uno sabe cómo empiezan pero no sabe cómo terminan. Una constituyente en este momento de transición y polarización del país es muy riesgosa y no la apoyaría jamás.

Ecos: ¿Quieren regresar a la Seguridad Democrática?

AIV: No sé, pero la Seguridad Democrática fue un principio que defendió este partido. La U se creó para reelegir al Presidente Uribe con la política de Seguridad Democrática. El siguiente paso era negociar y acordar una paz para desarmar a los violentos, los guerrilleros, después del debilitamiento que sufrieron con la implementación de la Seguridad Democrática. Lo que sigue ahora es la reincorporación, la oportunidad, no para los guerrilleros, sino para todos los que han estado en esas zonas de conflicto y no han visto ni siquiera un integrante del Estado ni una política de Estado. A eso es a lo que nos debemos dedicar, a darle una oportunidad a nuestra gente.

Ecos: ¿Qué otros aspectos cree que son urgentes en el trabajo del Congreso?

AIV: La implementación de los acuerdos en el tema de tierras, la posibilidad de que los campesinos de Colombia tengan títulos de sus propiedades y ayudar al desarrollo social del campo colombiano.

Ecos: ¿El tema de la tierra cómo se debe implementar desde el Congreso?  

AIV: No puede ser que en este país se continúe con la desigualdad que  hace que quienes vivan en el campo sean tres veces más pobres con relación a los que vivimos en las ciudades y no pase nada. Soy un abanderado de esos temas porque creo que ahí está el futuro de Colombia y lo demostramos siendo Ministro de Agricultura, ese sector iba de últimas en la economía, lo entregamos de primeras y ya lo pusieron de último otra vez, o sea, sí se puede,  con esfuerzo y voluntad.

Ecos: ¿Cómo ve el futuro de Colombia?

AI: Un buen futuro lo lograríamos en la medida en que seamos incluyentes, reconozcamos que en el campo colombiano hay más de 15 millones de personas que han estado abandonadas por nosotros, por quienes vivimos en las ciudades. Tenemos que darles una oportunidad de incorporarlos a para que disfruten de las mieles del Estado, que les lleguen los beneficios, es lo único que están esperando. El futuro de Colombia está en el campo si somos incluyentes.

Write comment (0 Comments)
El senador Roy Barreras, uno de los congresistas que más le puso el pecho a las negociaciones entre el Gobierno y las Farc, para lograr el fin del conflicto, no ha perdido un instante en defender en el Congreso todos los temas que llegan a legislativo para implementar los acuerdos de La Habana.

Por Luis Fernando García Forero*.- El senador Roy Barreras, uno de los congresistas que más le puso el pecho a las negociaciones entre el Gobierno y las Farc, para lograr el fin del conflicto, no ha perdido un instante en defender en el Congreso todos los temas que llegan a legislativo para implementar los acuerdos de La Habana.

En diálogo con Ecos se mostró complacido y felicitó a sus colegas de la Cámara por votar, en su inmensa mayoría, el rechazo a las objeciones presidenciales a la ley estatutaria de la JEP.  

Ecos: ¿Qué viene ahora después de ese histórico resultado en la Cámara?

RB: Seguir defendiendo la paz, creo que el Senado tiene que honrar la historia negando las objeciones.

Ecos: Senadores de la oposición e inclusive independientes, se refieren a que el Presidente del Senado Ernesto Macías, está asumiendo una actitud dilatoria con el tema de las objeciones en la plenaria de la corporación. ¿Piensa lo mismo?

RB: Por su puesto, la actitud dilatoria del Senador Macías pretende que la votación de las objeciones vaya hasta después de Semana Santa.

Ecos: ¿Con qué objeto?

RB: Para tener tiempo y así presionar a los congresistas con el objeto de que voten las objeciones. No van a lograrlo, el compromiso con la paz y con la JEP es ya internacional y universal, ojalá permitan que la JEP trabaje y dejen cerrar ese capítulo para que el Gobierno se dedique a resolver los problemas de Colombia.

Ecos: El ex candidato presidencial Humberto de la Calle le ha hecho un llamado al Presidente de la República para que retire las objeciones y así evitar un desgaste, ¿Está de acuerdo?

RB: Sería un acto honroso porque ante la derrota en la Cámara lo que le corresponde al Presidente es retirar esas objeciones que ya tienen el rechazo de las mayorías. Más bien que el jefe de Estado nos proponga cómo le ayudamos a sacar adelante los demás problemas de Colombia. Mirar qué pasa en Tumaco, lo de Hidroituango y Electricaribe. Qué pasa en el Catatumbo y en Cúcuta con las migraciones y el desempleo. Así mismo con la inseguridad en Bogotá, Cali, Medellín, es decir a gobernar.

Ecos: ¿Dispuestos a buscar consensos con el gobierno en esos temas, entre otros?

RB: Estamos dispuestos a legislar en todo lo que le sirva a Colombia, pero para eso el Gobierno del Presidente Duque tiene que dejar de ver hacia el pasado y lo más importante, dejar de intentar hacer trizas la paz.

Ecos: ¿Cuál sería el mejor acuerdo que debe hacer el Presidente de la República para voltear esta página y acabar con la polarización?

RB: Entender que hay un compromiso del Estado: la paz está hecha y hay que respetarla. El Presidente Duque no debe hacerle caso a quienes quieren hacer trizas la paz.

Ecos: ¿Le llegó la hora al Congreso?

RB: El congreso ha cumplido con su deber. Le agradezco a los partidos que nos han acompañado desde que presenté el marco para la paz en el 2012. El Congreso de Colombia ha honrado la paz y la volvió a honrar cuando la Cámara negó las objeciones a la ley estatutaria de la JEP.

Bogotá, D. C, 9 de abril de 2019

*Director www.ecospoliticos.com

Write comment (0 Comments)
www.ecospolitios.com se dio a la tarea de entrevistar y dialogar con el Presidente de Fedegan, José Felix Lafaurie, uno de los personajes de la vida gremial y política nacional, que defiende a capa y espada la Seguridad Democrática instaurada por el expresidente Álvaro Uribe, pero además, lidera y defiende como militante del Centro Democrático, los postulados de ese partido que gobierna a Colombia en cabeza del jefe de Estado, Iván Duque Márquez.

Por Luis Fernando García Forero*.- www.ecospolitios.com se dio a la tarea de entrevistar y dialogar con el Presidente de Fedegan, José Felix Lafaurie, uno de los personajes de la vida gremial y política nacional, que defiende a capa y espada la Seguridad Democrática instaurada por el expresidente Álvaro Uribe, pero además, lidera y defiende como militante del Centro Democrático, los postulados de ese partido que gobierna a Colombia en cabeza del jefe de Estado, Iván Duque Márquez.

Ecos: ¿Estuvo acertada la decisión de la Corte Constitucional sobre las Objeciones Presidenciales al proyecto estatutario de la JEP  aprobado por el Congreso?

JFL: Por fortuna, preservando la refutación de la propia Corte y ante la filtración de una supuesta ponencia que iba a hacer el magistrado Lizarazo, la corte se abstuvo y se declaró inhibida. Era apenas obvio. Quién ha dicho que la Corte se pronuncia sobre un derecho de petición o sobre cartas que le manda otro órgano de los poderes públicos. Eso es el Consejo de Estado que tiene una Sala Consultiva, no la Corte Constitucional. Creo que eso al menos baja un poco las dinámicas de discusión política y obliga a la Corte a actuar con mucho rigor en temas que realmente no son tan sencillos.

Ecos: ¿En este momento el balón sobre el controvertido tema lo tiene ahora el Congreso de la República, por qué cree que el Congreso debe aceptar las objeciones a los seis artículos de la ley estatutaria de la JEP?

JFL: El Presidente Duque fue absolutamente claro cuando dijo que cumplió con objetar, y la objeción fue por inconveniencia. Es el Congreso el que tiene la palabra, ambas cámaras escogieron a quienes van a conformar las comisiones accidentales. Cada uno de ellos tiene una inmensa responsabilidad, los temas objetados no son de cualquier monta.

Ecos: ¿En el fondo las perjudicadas son las víctimas?

JFL: Se trata de que haya una genuina verdad, una genuina reparación, una genuina no repetición; por consiguiente, que haya una genuina justicia. Lo que no puede terminar por suceder es que las víctimas, que están en el corazón de todo este proceso, sean las primeras desestimadas a la hora en que la JEP tenga que aplicar el estatuto básico que les obliga a ellos en el juzgamiento de las personas que son de su competencia.

ECOS: ¿Qué le dice a aquellas personas que afirman que es un torpedo lanzado a lo que se ha denominado el corazón del proceso de paz, La JEP?

JFL: Son los mismos que cuando el Gobierno y los Negociadores siempre dijeron que iban a someter el acuerdo a un referendo y perdieron el referendo, pese a que el señor De la Calle dijo que si el país vota no, pues no; sin embargo terminaron presionando para que el Gobierno, por la puerta de atrás, a través de una proposición que llega al Congreso, burlara la soberanía popular. Fue la propia Corte la que en ese momento se encargó de darle un golpe de estado a la opinión pública, porque en una democracia, como la nuestra, de corte liberal, la última palabra la tiene el soberano, es decir el ciudadano, que se pronunció y dijo no, y sin embargo, le pusieron conejo. Ellos no tienen autoridad moral para estar diciendo eso, para estar nuevamente confrontando a ese otro país que ganó el referendo. Aquí no hay enemigos de la paz, lo que hay son ciudadanos que siguen creyendo en el Estado de Derecho, ese mismo que han vulnerado de manera permanente.

Ecos: ¿No le parece ganancia que 10 mil hombres se hayan desarmado, luego de una negociación, como aporte a la paz y al desarrollo de Colombia?

JFL: El señor Uribe desarmó 58 mil, entre guerrilleros y paramilitares. Jamás puso en riesgo ni el modelo de desarrollo económico, en el caso concreto del sector rural, como si se puso en riesgo en el Gobierno Santos, como se va ha demostrar dentro de pocos años. El gobierno Uribe no cambió la constitución. Santos cambió la constitución. Elevó a mandato constitucional un texto tan largo o más largo que la propia constitución vigente.

Ecos: ¿En su concepto fue una equivocación haber blindado en la constitución el Acuerdo firmado?

JFL: No creo que haya un esperpento jurídico peor que el que hizo el señor Santos con los acuerdos de La Habana. Para desmovilizar no 10 mil, vaya usted a contar cuántos son y vaya usted a contar cuántas son las disidencias y lo que están haciendo las disidencias. Con el ELN buena parte de ellos cambiaron su brazalete. Mire lo que está pasando en el Cauca, o usted cree que la minga no tiene involucrados guerrilleros que son los que están asesinando policías y los que están disparando de manera absolutamente aleatoria a todo el que pasa por la panamericana. No hay derecho. Este país debe dejar de estar metido en unas discusiones bizantinas. Aquí hay que cumplir la ley y la ley no se negocia con los criminales

Ecos: Respetable esa opinión, pero los organismos  y la comunidad internacional no ven el tema como usted lo acaba de señalar, es decir, ellos ven la proyección de la paz y que se debe cumplir el Acuerdo.

JFL: Comprados. ¿Han sacado cuentas cuánto le pagó el Estado Colombiano a la ONU para el supuesto acompañamiento? Miles de millones de pesos y ahora se pronuncian y por qué no se pronuncia la Corte Penal Internacional a propósito de lo que ha venido denunciando en estos últimos días los miembros de Rosa Blanca, que buena parte de los niños y niñas fueron violados por integrantes de las Farc. Y se lo han dicho: usted me violó. No he visto un pronunciamiento de la Corte Penal Internacional que ha sido dura en algunos casos precisamente con dictadorzuelos de derecha que obviamente han generado unas situaciones críticas en sus propias sociedades. Espero lo hagan.

Ecos: ¿No cree en los objetivos de la JEP?

JFL: Hay unos magistrados que fueron nombrados, no se olvide cómo fue el proceso de selección y cómo la integraron. Personas entre otras cosas de otros países con claros sesgos de izquierda, unos vinculados a sendero luminoso, otros a los montoneros en Uruguay, otros a la ETA en España , eso no empezó bien y tampoco va bien.

Ecos ¿Por qué no va bien?

JFL: Los contratos que hemos venido conociendo por ejemplo del hijo de Álvaro Leyva o de funcionarios vinculados con la JEP. Eso no va bien. Lo de Bermeo es una vergüenza. La Feria de contratos en la JEP en el poco tiempo que ha actuado y la malversación de recursos públicos, no le auguran un buen propósito. Por eso no creo que las objeciones del Presidente Duque, de seis de los  159 artículos de la ley Estatutaria de la JEP sean realmente el óbice para que estos señores no cumplan la ley, no prevariquen y dejen de estar jugando con los dineros del ciudadano colombiano.

Ecos: ¿No hay duda que el país sigue cada día más polarizado?

JFL: Claro por su puesto. No cabe la menor duda.

Ecos: ¿Cuál es la solución para pasar esa página, qué se debe hacer?

JFL: Cumplir la ley. Tenemos una Constitución y unas instituciones, lo que se debe hacer es fortalecerlas. Lo grave en las democracias y en los estados de derecho es jugar con las instituciones, cuando usted pretende permanentemente cambiar las reglas de juego de ese estado de derecho para satisfacer los intereses de unos criminales. O es que en el caso de las violaciones, ¿acaso hay un derecho revolucionario a la violación de menores?, no creo, eso es para usted, para mí y para cualquier ciudadano,  no importa el sesgo político que tengan. Aquí hay que dejar de estarse arropando con los falsos ideologismos políticos, la ley es la ley, dura es la ley, pero es para todos.

Ecos: ¿Ve cada día más cerca una constituyente, por ejemplo, para solucionar los temas de la justicia?

JFL: Creo que sí. El país cada vez está viéndose abocado a una constituyente así sea reducida a los temas que tiene que ver con el aparato que aplica justicia. Creo que el ciudadano de a pie, el que necesita la justicia para poder dirimir los conflictos familiares o interpersonales, el de la calle, está viendo que la delegación de justicia es plena. Lo del cartel de la toga, es vergonzoso. Hay una frase célebre que dice: “maldita aquella generación que tiene que juzgar a sus propios jueces”, estamos juzgando a  nuestros propios jueces.

Ecos: ¿Esto tendría que ser aprobado por el Congreso, cuál sería la figura jurídica, la herramienta para convocarla?

JFL: Ahí está en la Constitución, por su puesto bien sea a través de un referendo o a través de un acto legislativo, cualquiera que fuere. Creo que la mayor parte de los congresistas tienen conciencia que ellos no tienen capacidad de aprobar una reforma a la justicia que le sirva al ciudadano de a pie y que al mismo tiempo permita otra vez darle la majestad a la justicia.

Ecos: ¿Cree que estamos a punto en un determinado momento llegar a un conflicto institucional por todo esto que está pasando, un choque de trenes?

JFL: No puedo creer que la Corte Constitucional pueda actuar como actúan los individuos: ah, tu obraste en contra mía, ahora yo obro en contra tuya, no. Las instituciones ya sea Presidencia de la República, Congreso o Corte Constitucional o Suprema, tienen que actuar en el marco de lo que la Constitución y las normas le obligan y no en función de sus desamores o de sus inclinaciones políticas. Me parece terrible. Si estamos en eso con más razón se justifica una constituyente que le ponga punto final a tanta alevosía de aquellos que llegan a posiciones importantes en el entramado institucional, no ha cumplir la ley, sino a usarla como instrumento perverso de sus intereses personales o políticos.

Ecos: El Presidente de la República simboliza la Unidad Nacional. El país está polarizado, ¿Cree que el jefe de Estado buscaría una constituyente para despolarizar a los colombianos?

JFL: No creo que esté en el horizonte del gobierno, pero en política 2 más 2 no son cuatro. Hay hechos que eventualmente obligan a una sin salida como eventualmente puede ser esta. Las constituyentes no son buenas, la constituyente implica un escenario donde como el crupier en un casino, recoge las cartas y reparte, y de pronto con una constituyente las cosas pueden quedar peor o mejor. Lo ideal es que aquí en Colombia tomemos conciencia de que las cosas no van por buen camino y tratemos que los funcionarios cumplan la ley y no la interpreten a su acomodo para que el ciudadano del común se sienta seguro en un Estado de derecho. Nadie se siente hoy seguro en el Estado de derecho que tenemos en Colombia y eso tarde que temprano al margen de lo que piense el gobierno de pronto nos precipita a una constituyente como la del 91, con aciertos y desaciertos y vaya usted a saber si lo que hay que hacer es volver a intentarlo para tratar de hacer una cosa bastante mejor que la que tenemos hoy en día.

Ecos: ¿Cree que en las elecciones territoriales de octubre, pueda aparecer otra especie de papeleta para convocarla?

JFL: Lo está proponiendo usted.

Ecos: No, le estoy preguntando.

JFL: Una nueva papeleta para una constituyente, puede terminar prosperando. Mire usted, el plebiscito anticorrupción nadie le daba un peso y obtuvo 11 millones de votos. De llegarse a incluir una papeleta en las elecciones de octubre y vaya usted a saber cuántos votos tendría la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente.

Ecos: ¿Qué le depara a Colombia?

JFL: Los políticos deben tener más rigor, pensar más en el país y menos en sus intereses personales. La política se corrompió, hay que hacerla con tono moral. Antes los partidos políticos eran partidos de opinión, tenían opiniones propias, decían cosas, hoy no. Ahora los partidos políticos administran una clientela. Tal y cómo va el país, no va bien.

Bogotá, D. C, 29 de marzo de 2019.

*Director, fundador www.ecospoliticos.com 

Write comment (0 Comments)